Connect with us

La Poesia

Brandy, prosa y desasosiego con Brandewijn de Juan Peregrina

Artículo

Brandy, prosa y desasosiego con Brandewijn de Juan Peregrina

 

Puede parecer que los viejos poetas malditos, los escritores de antaño, que esbozaban sus miedos, sus apetencias, sus `pensamientos en cualquier rincón un poco oscuro, de bar, de “pub”, de taberna,  estaban en desuso. Olvidar como afirma en una entrevista Juan Peregrina Martín, autor de este pequeño y singular libro,  los ritos y pruebas iniciáticas de antaño (cuando beber la primera copa era un símbolo de  rebeldía, de traspasar la línea de la adolescencia a la edad adulta).

Hay todo un misticismo, una mirada “romántica” en ese ambiente que no hace mucho o quizás sí, esté cada vez en la lejana memoria, cuando la era tecnológica era aún tardía, o cuanto menos acaba de comenzar. Hoy hay demasiados  “coach literarios”, demasiados correctores,  que no digo que no  sea necesario, pero si se ha descafeinado el gusto y el placer por escribir. Escribir con el instinto a flor de piel, con las miradas directas, antes que utilicemos el lápiz pulidor de las formas, que todos nos debemos para publicar, o para dar forma a nuestras obras.

Cierto que el escritor busca dar forma y pulir su obra, cuanto más mejor, cuanto más nombre tenga su prologuista, su editor para conseguir llegar con fuerza, y a la venta. Entiendo que con este pensamiento quizás se me critique, pero no negamos que el verdadero poeta, el verdadero trabajador de la palabra, es un instigador, un rebelde, un certero antagonista. El poeta no solo expresa, comunica. Difiere, grita, denuncia, malvive, se sincera.

Gracias a la lectura de este Brandewijn, he vuelto a recordar  que no es posible ser poeta o ser escritor si al menos el instinto, las vísceras se hacen dueños de la palabra. Sin caretas, sin deformidad. O quizás sí hay deformidad, porque a veces el poema no tiene que ser ni bello, o la prosa no tiene que hablar de hechos maravillosos, de caricias,  susurros, o  de situaciones reales o sociales.

Aquí hay mucho más que el lector inmediatamente va a canalizar. Desde su portada, el color naranja , la maquetación, parece introducirnos en un submundo lleno de sabores, de licores; de ese estado de embriaguez física que puede llevarnos el alcohol, pero también metafóricamente hablando, una embriaguez que tiene diferentes tonos y como el brandy, una actitud feroz, díscola, autoritaria.

 

Con  “Desesperación”, tomaría para mi gusto un buen tinto, dulzón,  la lengua refinando, y toqueteando la curva de  la boca. El texto tiene una sensualidad que se va despertando a cada línea que vas leyendo. Perfecto comenzar el libro con este enganche casi sensual, lascivo, y físico porque creo que es el hilo que va conduciéndonos y nos va abriendo puertas sobre otras temáticas. Y es que tantas veces se ha creado historias alrededor de una barra que luego ha terminado en una noche loca, o hay un juego de seducción en los garitos  que luego no termina en nada. Como decía Sabina: “A mí me gusta la calle, la noche y los bares”. En ellos está la vida en su realidad más brutal y pura.

 

En “Lolita” dice Juan “Decidí ser entonces ser un sin patria, un renegado…” La libertad del ser, la exaltación de lo humano, en una sociedad que está demasiado deshumanizada. En una sociedad que sigue poniendo fronteras, y marcando absurdos territorios. El  poeta, el narrador es libre, decide ser, ir o volver; decide ser donde el viento le lleve. Un bohemio soñador.

En “Bellísima” anoto en los márgenes esta conclusión tras su lectura: En cualquier bar, en cualquier momento, una copa, una necesidad,el placer y la seducción devora el instinto.

“Batalla” es el texto que más me ha gustado. Es maravilloso. Una locura, que pasa arrasando como un tsunami: “Llegará el momento y la libertad tendrá el color de la sangre diluida que ahora trasiego”. Nuestras batallas internas nos asustan, nos intimidan, pero…¡pobre de aquel que no es capaz de lidiarlas!

En “Infancia”  el trago muy suave, y reparador, la misma sensación al leer el siguiente “Sinestesia”.  Evocan, hay una cierta nostalgia en ellos.

En los siguientes textos  hay un punto de inflexión. Encuentro el alma abierta completamente. Si bien ha cursado el libro un ritmo más descarnado, en los últimos textos el alma descansa de tanta perturbación: se descubre ante si y los otros.

“Descubro en el otro y la otra, en el bosque, en la montaña, en los riscos del universo, mis debilidades”. 

Viajar en uno mismo a veces es duro, nos convierte en seres con sus defectos y virtudes, con sus miserias, pero al fin y al cabo,no somos tan diferentes al resto de los mortales, dentro de este globo terráqueo.

Podemos brindar, y decir que la debilidad nos hace mejores, y que no hay que esconderla detrás del humo tóxico de un cigarro, o de una copa, pero puede que a través de su flama comprendamos mejor nuestras miserias.

Gracias Juan por este deambular por la noche, y sus efluvios etílicos.

 

Juan Peregrina Martín, 6-8-1978, Granada. Filólogo. Logró el D.E.A. en 2005, tras los cursos de doctorado con un trabajo de investigación sobre los referentes poéticos en la obra de Leopoldo María Panero.

 

Libros publicados:

  • A deshoras, Granada, Diputación de Granada, Colección Genil de literatura Diciembre, 2000.
  • Soledad amante destino, Granada, Editorial Ficciones, Colección “Escalera del agua”, Mayo, 2006.
  • Estigma y artificio, Melilla, Editorial GEEPP, Septiembre 2014.
  • Libro carmesí de las XXI cantatas sacrílegas, Londres, diciembre, 2014: edición no venal, de 20 ejemplares, numerados y firmados por el autor, diseñada y producida por Luis Castellón.

 

Libros publicados en colaboración:

  • Vozetos (en colaboración con varios autores), Motril, Granada, 2001.
  • Granada en cuento (en colaboración con varios autores), Granada, Ediciones Dauro, 2002.
  • El perfil del naipe (Homenaje a Miguel Aparicio), (en colaboración con varios autores), Granada, Ediciones Dauro (Colección “La tertulia”), 2005.
  • Diego Velázquez, Granada, GEU Editorial, 2009.
  • Los años compartidos (En homenaje del poeta Juan J. León), Granada, Alhulia, 2010.
  • Pablo Picasso, Granada, GEU Editorial, Granada, 2010.
  • Antología poética en honor a Elena Martín Vivaldi, Granada, EUG, 2011.
  • Goya (cuaderno de arte, GEU Editorial, Granada, en prensa).

 

Ha publicado poemas y reseñas en revistas como AlhucemaLos papeles mojados de Río SecoEl fingidor, revista de cultura o EntreRíos.

Participó como jurado en el I Premio de Poesía de Cádiar y en la segunda Convocatoria Perversus de poesía, en Melilla.

Las dos últimas participaciones, en verso y prosa, respectivamente, han sido en Todo es poesía en Granada de Ediciones Esdrújula y Dolor tan fiero: relatos para Santa Teresa de Jesús, coordinado por Ana Morillas y publicado en Port Royal Ediciones.

Ha coordinado junto a Fernando Soriano el ciclo de lecturas Encuentros Literarios en Granada desde 2011 hasta 2014 por el que han pasado más de treinta escritores nacionales e internacionales.

Tiene un blog donde realiza críticas literarias Me no know nothing.

 

 

 

 

 

Poeta. Prologuista. Talleres. Reseñas. Correcciones Isabel Rezmo, (Úbeda, 1975) Poeta, formadora, maestra, gestora cultural y prologuista. Miembro de varias asociaciones de escritores. Dirige y presenta el programa de radio "Poesía y Más" en Onda Úbeda; y colabora en la emisora universitaria en Jaén UNIRADIO en el programa "Desde Jayjan" del poeta Manolo Ochando. Realiza talleres de iniciación a la poesía en Ed. Primaria y Secundaria; y colabora en varias revistas digitales nacionales e internacionales. Coordinadora de los Encuentros Internacionales de Poesía que se celebran en Úbeda en el mes de junio. Sus versos han sido traducidos al rumano, armenio, inglés, hebreo, italiano catalán, portuguésy ruso en varios blogs y revistas literarias. email: isabelrezmo@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Artículo

To Top