Connect with us

La Poesia

ÉRASE OTRA VEZ

Literatura

ÉRASE OTRA VEZ

ÉRASE OTRA VEZ...

ÉRASE OTRA VEZ…

 

 

…la fauna nocturna de tu cama que decoloraba sin tiempo ni memoria los cristales infamantes de la carne la carne que sin gula ni intenciones de quedarse llega trémula a tu boca desdentada las manos de piedra que sostienen la ansiedad azul mezquina amarga hiedra punzón del tiempo que te mesas y deshilas bajo luces de coral torna embrollarse sin temblar cuando baja sube oprime cuatro pálpitos y un viejo sueño de llegar las dos piernas que te abres sin lograr entrarte la mitad de la noche obscurecen entre palmos de mil fuegos el resuello vago y urticante que a su vez la esquina de un susurro hiende sobre sí y su ojo ciego para que pueda al menos un sabor de ocaso bañarte los muslos de fragosos blancos este temblor en que te amparo no busca no pretende hacerte creer que andaremos de nuevo las mismas plazas y los mismos techos no ha sudado por tu eternidad mi carne ni otra vez querrá quemarse con tu nombre a manos llenas vamos a paliar este lívido anonimato con el agua espesa y amarilla de un futuro inexistente y abre a gotas tu indecencia vuelva al polvo de tus plantas todo triste esbozo de aferrarse a la mesura y venga a nosotros tu sexo de cárdenos urgentes deslavado y contágienos libremente la generosidad de sus improvisaciones estudiadas cometa callejero despoblada flor de las aceras cuéntame una memoria de olvido de alcohol de lluvia uretral cualquier mayo y un espejo que haga honor a la caída de tus tetas no me sueltes no me pienses no me arranques de tu obligo todavía no me creas no te mientas tú no quieres tú eres barro tú eres siempre y eres otra todo el tiempo hazme así sólo un piojo una chinche nocturna de tu cama que taña el cíngulo de la bajeza

 

 

©Daniel Mendoza, 2015

Continue Reading
You may also like...

Yo nada soy —¿Quién soy?—. Una gota de agua que se evapora en el desierto, acaso. El grito parturiente de un recuerdo que se despeña en los fosos de la memoria. Un día que cae llorando, cae por siempre, y caigo yo. Lo mismo que el desierto yo soy nada y lo soy todo. Espejismo del ocaso habiendo vivido un día. Habiendo vivido un día, me voy yendo con la noche. Contracorriente, frío y vil, nada yo soy, acaso de un tibio cadáver reminiscencia. Daniel Mendoza

1 Comment

1 Comment

  1. Adriano

    19 diciembre, 2017 at 7:01 pm

    Fascinante!!!! Genial!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Literatura

  • Actualidad

    A un gato nunca

    By

    Pensaba que eras eterno, que cubierto en cuatro bosques eras invencible, con esa magia tuya para...

  • Evento

    Escaparate de Poesía Cádiz

    By

    Parece ser que la poesía se va quedando por todos los lados: los bares, las calles,...

  • Actualidad

    SER

    By

    SER Yo soy la llaga, La herida abierta, El naufragio de tu dios, Soy la perturbación...

  • Literatura

    Poema

    By

      Querría que mas que aire, y esperanza mas que tierra y cultivo de flores; quisiera...

  • Literatura

    Poema

    By

      Mariposa de seda. Oro de gentiles guardado. Cincel de un busto que muesca, la rosa...

To Top