Connect with us

La Poesia

Noticia

Febrero

Hay silencios que dicen exactamente

lo que no queremos oír

tardes grises reflejadas

en cristales rotos,

relámpagos que inundan

habitaciones vacías

ocultando los ocasos

que nunca existirán.

Si bajo la persiana

el viento del invierno cambia el rumbo

entre los rayos del atardecer.

Escucho cada ráfaga

que susurra en la ventana

y aunque estoy bien entre las sábanas, sé

que el mundo no se detendrá por mí

y que tarde o temprano

tendré que salir ahí afuera

y enfrentarme de nuevo a febrero.

Porque febrero tiene la manía

de aparecer sin que lo inviten

febrero secuestra personas

las envuelve con mantas

y las droga con series de televisión.

Febrero encharca ciudades

y alarga el tiempo

convirtiendo cada recuerdo

en un cubo de agua congelada.

En sus noches se cobija mejor el dolor

que se extiende como un pellizco frío

por tu estómago

y sabes que te ha robado el alma

si se te cierra en la cara

la puerta del Mercadona.

Sí, ahí está febrero

señalándote

recordándote a cada instante

que tienes un puñal clavado en el pecho

que tu nombre en la pantalla

es un terremoto en mi cabeza

y que si lo que necesito es olvidar

él no piensa poner de su parte.

Febrero te invita a ponerte la capucha,

a descoser recuerdos uno a uno

como si fueran parches

que ya no pueden taponar tu angustia;

febrero te obliga a construir

una presa en cada párpado,

a vomitar tus propias metáforas

y a guardar silencio

cuando sabes que lo que vas a decir

no va a servirte de nada;

febrero te lleva de bar en bar

inventando frases que no recordarás mañana,

a escribir en servilletas

a dibujar galaxias de palabras

en universos de papel que no seca.

Febrero es cada hoja que agoniza

tras el otoño,

cada persona que no se olvida,

febrero son esos ojos abiertos

a medio centímetro de los tuyos,

febrero es salir solo y volver solo,

febrero es el hielo que amanece sin derretir

junto al bordillo

el temblor de tu amigo esperándote en la calle,

febrero es caminar sin rumbo

y dormirte al final pensando

que no hace falta acostarse herido

para despertar

sangrando.

Continue Reading
You may also like...
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Noticia

To Top