Connect with us

La Poesia

Poesía

Dogmático n.1

Se nos ha quedado el cuerpo tibio

y la vida rasa

de tanto manosear las causalidades

y recortarlas al entendimiento.

Hemos hecho del divagar

una zona de confort falseada

que ha horadado el espacio

entre el tú y el yo

en forma de sima repleta

de vetas de cobre y estaño

que nunca se miran y sedimentan

a los pies del podio

alzado sobre ciertos y errados,

cúmulo de encuentros a parches,

poliglotía del tiempo presente.

Piedra Rosetta al alcance de nadie.

 

Podemos seguir jugando

a no entendernos

y tener razón.

Este es mi turno de palabra

y el tuyo de quedarte con el no

colgado de la boca

hasta que mi tesis sea tan redonda

que puedas llenar tu estómago

con las hogueras que la van a quemar.

Entretente con el código:

por encima de lo cóncavo y lo duplicado

prevalece un mensaje cuadrúpedo,

de parvulario.

Teme A Cualquier Garantía

de adivinar con él el resultado

pero ten por seguro que seguirá hablando

en el lodo, en las grietas,

en la huida hacia delante

que es este amasijo de respiraciones.

 

Ya empiezo a sentir tu réplica.

Aguarda y escucha.

¿Encuentras el sonido que hace la paloma

al echar a volar?

¿Sale de su pico

o lo crean sus alas?

¿Tanto te importa

si no puedes predecirlo

con tus palabras?

Ella seguirá ocupando la tarde

aunque no hable nuestro idioma

de léxico reciclado.

Y será bonito mientras no pensemos

en que se nos han caído las lentillas.

 

A ver quién apaga ahora la luz.

Me crezco al fresco de un sombrajo. A veces jazmín, y me quedo. Cuando diente de león me voy.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Poesía

To Top