Connect with us

La Poesia

Every human is an island

Literatura

Every human is an island

El extrañar es multiplicable,
pero también divisible
Nos faltan dedos pa llevar la cuenta
Mientras los ceniceros se llenan
de taquicardias indefinibles
Y los corazones se aprietan
como los puños cerrados y el ingenio
de los hambrientos.
Las paredes para nosotros

nunca fueron límites

y los pactos de paz
que guardaba en las manos
ahora son sangre
que menstrúo
en pequeñas dosis cada mes.

No hacen falta doctrinas
cuando se llenan de sonrisas los ojos.
No hay doctrina que valga
cuando eres capaz
de llamar a tu centro a reunión
y escucharte como nadie,
Es un arte sacar a bailar a los monstruos sin juzgarte.

Después de tanto tiempo muerta de sed
Caí en la cuenta,
Todas las palabras tornan inútiles,
cuando no se han cerrado cicatrices
asustan las cuchillas,
las manos y hasta los dientes.

Quiero ser catarata
y dar de beber a bosques y animales,
Ser jardín inmarcesible
acicate que aliente a mis niñas
a seguir alzando la voz,
A crecer en sororidad
Y seguir riendo siempre.

Las pieles vivas sí dan calor real,
no las que se venden.

Entre paredes
que chorrean humedades
Crece el musgo escalador
Recorre recovecos hasta llegar al salón
De esa mujer que cena sola.

Desde la acera
Veo copas de besos
Y árboles talados
Frente a egos in crescendo.

Todos estamos conectados
en un círculo infinito de redes
que late bajo la piel,
bajo el caos,
bajo la tierra,
sobre la montaña,
hasta las luces
de la ciudad laten,
como si fueran llamas danzantes
– en la noche escucho su ritmo
y me encanta bailar al son-

Y en medio de todo esto,
Na más que griterío sin sentido
y síndromes de gatos escaldados
son la banda sonora de este carnaval.

Seguimos bebiendo, incesantes,
mientras Gea se ahoga,
no la dejamos abortar
Ni en clínicas de mala muerte.
No tiene leche suficiente
pero seguimos aferrados a su teta,
hasta dejarla seca
Hasta de petróleo.

Nos creemos algo ultrajando
a Pachamama,
Invocando a Némesis y sus represalias inminentes

Luego nos las daremos de listos alegando
Que el hambre no entiende
de ética,ni la tranquilidad
de insatisfacción.

Cada vez lo veo más claro,
solo nos queda
volver a reconectarnos
para no perdernos,
cortarnos los miedos
y las incongruencias que impiden
que fluya bien.

Todo está tan bien clasificadito
Que la realidad parece un juego de rol
en el que cada quien asume su papel,
automóviles respiran
nuestras ansiedades,
el gris huele a silencio
y solo la calidez
trae calma.

“Ningún hombre es una isla”, ya…
Pero qué necesario
es
aislarse
para encontrarse.

Lena Larios

 

Leer y escribir son mis únicas constantes. La poesía es la llave, el cauce, la receta, el refugio.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Literatura

To Top