Connect with us

La Poesia

MARIANA Y YO PLANEAMOS EL FUNERAL DE EDUARDO O EDUARDO NO FUE INVITADO A SU FUNERAL

Imágenes

MARIANA Y YO PLANEAMOS EL FUNERAL DE EDUARDO O EDUARDO NO FUE INVITADO A SU FUNERAL

MARIANA Y YO PLANEAMOS EL FUNERAL DE EDUARDO O EDUARDO NO FUE INVITADO A SU FUNERAL

MARIANA Y YO PLANEAMOS EL FUNERAL DE EDUARDO O EDUARDO NO FUE INVITADO A SU FUNERAL

 

¿Y qué le digo? ¿Que la muerte pasará?

¿Que no se está muriendo, que es

como cualquier resfriado: media semana de cama y caldos?

¿Que todo quedará en una parvada de pañuelos?

¿Qué carajo le digo?, ¿que después de su sepelio le traeremos a casa

y le compraremos un helado?

¿Que se irá a dormir sólo mientras dura el novenario?

¿Que es un procedimiento menor e inocuo

ese de que te practiquen una autopsia?

¿Qué mierda quieres que le diga? ¿Que Dios es grande

y los milagros existen? ¡Pero qué pendejadas!

¿Que mañana no iremos a elegir el color de un moderno ataúd?

¿Que no le meteremos en él,

con su saco negro, sus jeans rotos y aquellos zapatos deportivos

que eran más hoyos que el hoyo al que por siempre

le condenaremos?

¿Qué quieres que le diga entonces? ¿Que no tenga miedo,

cuando yo me estoy cagando de miedo?

¿Que los aneurismas se curan con un beso en la frente

y se olvida que alguna vez te mataron la semana siguiente?

¿Es eso? ¿Eso quieres que le diga? ¿Por qué

no vienes a sostener nuestras manos? ¿No ves cómo te mira?

¡Y con una mierda, que no soy Dios! ¿Cómo te piensas

que haga que se levante? ¿Dónde está el Padre,

dónde el Hijo, dónde el Espíritu Santo?

¡Y me cago en la Virgen María! Ándate tú a rezar,

¡para lo que sirve!

¿No? Perfecto, ¿qué putas quieres que le diga?

¿Que no es él quien se muere,

sino los que vivos nos quedamos muriendo siempre,

después sólo a ratos, su misma muerte?

¿Que aquel ratón de la verga le dejará una moneda

bajo esa horrible almohada cuando se haya quedado bien muerto

y los enfermeros se lleven su cuerpo?

¿Que ya hemos invitado a sus tías y a sus maestros;

que habrá música y golfas, un cura, tres payasos

y tú y tu escote

en el funeral más poca madre que jamás haya visto

la historia toda de las escuelas preparatorias? ¿Sí?

¡Vete a la mierda!… ¿Ves?, ya no…

 

¿Qué voy a decirme mañana?, cuando despierte

y despierte siempre

y recuerde que ya no existes. ¿Qué he de decirme mañana?

 

 

 

 

©2017, Daniel J. Mendoza

Yo nada soy —¿Quién soy?—. Una gota de agua que se evapora en el desierto, acaso. El grito parturiente de un recuerdo que se despeña en los fosos de la memoria. Un día que cae llorando, cae por siempre, y caigo yo. Lo mismo que el desierto yo soy nada y lo soy todo. Espejismo del ocaso habiendo vivido un día. Habiendo vivido un día, me voy yendo con la noche. Contracorriente, frío y vil, nada yo soy, acaso de un tibio cadáver reminiscencia. Daniel Mendoza

3 Comments

3 Comments

  1. Carmen

    23 agosto, 2017 at 6:02 pm

    Qué he de decirme mañana, cuando no esté, ni el ser que habito.

  2. Adrian

    19 agosto, 2017 at 5:44 pm

    Genial, como siempre, he llorado mares. Tu expresividad es asombrosa inigualable!!!

  3. Arturo

    18 agosto, 2017 at 4:55 pm

    Bueno me has hecho llorar en serio, tu poema es desgarrador es una herida en el alma con la que creo yo muchos nos podemos identificar pero pocos serían capaces de decirlo como tú lo dices. Es lo mejor que he leído en mucho tiempo. Felicidades y gracias por tu poesía.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Imágenes

To Top