Connect with us

La Poesia

En los Estantes-Javier Gilabert

Artículo

En los Estantes-Javier Gilabert

He leído con mucho interés y profundidad el último poemario de Javier Gilabert: En los Estantes; Ed Esdrújula (2019)

Verdaderamente la poesía sirve para establecer líneas, donde depositamos las emociones que se derivan al vivir las experiencias. Creo que este libro nos presenta un viaje interior  a los rasgos más profundos de nuestra identidad.   Nos obliga a hacernos preguntas y a mirar como si estuviéramos mirando u ojeando las páginas de un libro, los lugares en nosotros  donde habitan los recuerdos, las vivencias; los escondites más profundos de la psique. Nos obliga a mirar en las heridas, a confluir entre los caminos y las decisiones.

Es un libro no solo intimista, es también una herramienta donde filosofía y meditación se dan de la mano.

Javier es un poeta que calibra el ser humano como un único cuerpo donde habita confundido entre sí  la mano ejecutora, con la mano pensante. Nosotros somos estantes. Somos libros; como papel  y lápiz que aguarda, sufre, quema, advierte; ama u odia; se llena de ira. Hay una lucha interna por organizar y comandar todo ese arbitrio.

«Me escribo en un intento de saberme».

Nuestra vida se organiza en estantes.  A veces metafóricamente hablando. ¿Somos cuadriculados en nuestra forma de concebir el mundo? ¿En cuanto a las emociones, a los sentimientos? Parecería demasiado frío y calculador.

Sin embargo es cierto que organizamos nuestra vida en base a nuestras experiencias, y que las experiencias confluyen en emociones o en la expresión hacia fuera de lo que vivimos. Nuestra mente organiza y desemboca en el recuerdo. También en el olvido. El amor, la nostalgia, los hijos…

El poeta utiliza la palabra para representar lo que oculta los ojos, o lo que en ellos despierta.  Y ese devenir da lugar al nacimiento y creación poética.

La poesía tiene el poder de organizar nuestras voces, nuestras emociones, guardadas en lo más profundo del alma. Pero también en la conciencia. Así crea pequeños rincones, pequeños habitáculos donde encerrar lo más preciado del ser humano: memoria, ecos, sentimientos …Y todo eso alberga, el origen del conocimiento, la formación de la moral, de la actitud concreta y la aspiración personal.

El lenguaje permite la comprensión y la interpretación del mundo, de su mano nos aproximamos al sentido poético que no es otro que el favor de amasar,desvelar qué es lo que la palabra presenta y oculta en
sus acciones.

La  poesía es una fuente de conocimiento. Es el poeta el manifestante de la conexión con la realidad . Permite el ejercicio poético una representación y comprensión del mundo;otra manera de expresar y habitar el mundo; con ella el poeta dice y habla sobre lo que entiende y comprende.

Un buen poema ayuda a cambiar la forma y el significado del universo,

ayuda a extender el conocimiento de sí mismo y del mundo que le rodea.
Dylan Thomas

En este libro Javier Gilabert dice:

«No descansa el poeta,

sobrevive a la Luna».

Definir al poeta no es sencillo:

Victor Hugo llama al poeta profeta; Rimbaud lo acerca como vidente, como un criminal, como un enfermo, como un
maldito; para Novalis es el médico trascendental; para Roberto Juarroz es el cultivador de grietas que evidencia lo perdido al rasgar el mundo y dar salida a lo que la conciencia ordinaria del hombre común no puede ver; por tanto, es el hombre de puntillas; para Julio Cortazar es un extraño que está siempre en los límites de lo visto; Walt Whitman lo llama el primer
hombre, el Adán que nombra el mundo con asombro y afirmación; Fernando Pessoa lo llama fingidor, no mentiroso sino “fingidor”, aquel que es capaz de “ponerse almas como trajes”, para experimentar diversas visiones del mundo. Otros lo llaman el eterno inocente, el extranjero, el visionario, el enajenador voluntario, el triturador de venenos, el ladrón de fuego, el funámbulo, aquel que descubre y otorga sentido. El creador del conocimiento que faltaba, el apuntador de la verdad, el igual del universo.
Un pequeño Dios porque da un orden a la naturaleza o la interpreta para
el resto que son mortales.

El poeta no escoge sus palabras. Cuando se dice que un poeta busca
su lenguaje, no quiere decirse que ande por bibliotecas o mercados
recogiendo giros antiguos y nuevos, sino que, indeciso, vacila entre las
palabras que realmente le pertenecen, que están en él desde el principio, y
las otras aprendidas en los libros o en la calle. Cuando un poeta encuentra
su palabra, la reconoce: ya estaba en él. Y él ya estaba en ella. La palabra
del poeta se confunde con su ser mismo… no es un hombre rico en
palabras, sino en voces vivas-Octavio Paz

¿Dónde se ubica Javier Gilabert ?

Dividido en varias fases este libro apreciamos estos aspectos:

Una de inicio-  La estantería: sed, hambre, sequía;son los conceptos unidos a ella. El poeta está en una búsqueda, en una indigencia constante. Busca  conformar su interior :

«Cuando llegue el momento me posaré a su lado».

La mudanza: Esa búsqueda necesita raíces, necesita una tierra firme donde posarse. Javier realiza un itinerario donde va a definirse. Definir sus miedos, sus apetencias, su clarividencia. Ir más allá . Un enfrentamiento brutal entre lo que vive con lo que piensa. Lo que siente o lo que ama.Está preparado para mudar su piel, mudar hacia un nuevo sentido, un nuevo estado personal y también de conocimiento. ¿Resurrección personal?

Son las palabras el instante último de supervivencia.

«En esa roca dejo

la piel  que traje puesta

que no me sirve ya»

Toda transformación es poca. La vida es eso. La poesía y la palabra salva:

«Al llegar, su presencia

ocupó mis estanterías.

Derribó puertas y cambió ventanas,

dejó abiertos los grifos,

las luces encendidas,.

Se encargó de los muebles,

decoró los rincones,

colgó cuadros

y extendió alfombras.

Se quedó con las llaves

que guarda en sus bolsillos

el lado de mis miedos.»

La estantería: Es la parte mas cálida de esta obra. El presente y el futuro se unen en una sola carne y en una sola alma: La familia. Es la estantería sólida donde reposa y recoge todo el fin último de esta travesía. La conversión personal en los ojos de los hijos, de la familia otorga a este final la consecuencia viva de todo ser. Existe un mañana donde cada uno recoge el fruto del esfuerzo y de la lucha. El miedo se ha convertido en templanza, la angustia en la calma. La fe es la montaña que mueve el universo.

A partir de este momento todos los libros, todas las palabras son posibles:

«la vida me regala un latido

la paz que en una vida me ha quitado.

Comprendo en ese instante

en qué consiste ser uno

y no ser nada al mismo tiempo.»

Al final, la poesía es una necesidad; la palabra es la fuente de toda la sabiduría .

Desde que nacemos hasta que morimos, incluso después: Palabra viva, imágenes gráficas. Libros que se llenan con todas las palabras que atesoramos a medida que el tiempo se muere. Ese es el significado de la inmortalidad.

 

rot3

Javier Gilabert

Nace en Granada, en 1973. Casado y padre de dos hijos. Maestro –desde hace cuatro lustros- y avemariano –desde siempre- en activo, ejerce esta labor en la que cree fervientemente en el Ave María de la Quinta, donde disfruta trasmitiendo su amor por las palabras a unos alumnos de los que afirma aprender cada día.

Cuenta entre sus filias la poesía, pasión que ya alentaran sus primeros maestros y que se cristalizó en el poemario, PoeAmario (Ed. Círculo Rojo; autoeditado) cuyos beneficios donó íntegramente al Fondo Solidario Avemariano, ONG que trabaja por los niños más desfavorecidos de la comunidad educativa de los colegios del Ave María.

Asimismo es copromotor junto a Alicia Choin de la antología de textos contra la violencia machista Granada no se calla (Esdrújula Ediciones, 2018), otra iniciativa con un marcado carácter social y solidario, en la que además participa con un poema. También forma parte de l@s autor@s incluidos en la antología Caballo del Alba (Diputación de Granada, 2018) dedicada a García Lorca.

Colabora asiduamente con la revista granadina de cultura “Lumbre” y con la de cultura andaluza www.secretOlivo.com, en la que conduce la sección “Entre2vistas” junto con el también poeta Fernando Jaén.

Tras un año repleto de presentaciones y actividades relacionadas con la poesía (participación en Día Mundial de la Poesía de Granada, talleres de poesía para niños…) En los Estantes ha quedado finalista del II Premio de Poesía Esdrújula, cuyo jurado estuvo compuesto por Ángeles Mora, Antonio Praena, Raquel Lanseros y Joaquín Pérez Azaústre.

En la actualidad es maestro de Ed. Primaria y de Inglés y Coordinador Bilingüe del Ave María de la Quinta. Además estudia el Máster de Enseñanza Bilingüe de la Universidad de Jaén.

 

Javier-Gilabert-estudio_-17-2-300x300

 

Poeta. Prologuista. Talleres. Reseñas. Correcciones Isabel Rezmo, (Úbeda, 1975) Poeta, formadora, maestra, gestora cultural y prologuista. Miembro de varias asociaciones de escritores. Dirige y presenta el programa de radio "Poesía y Más" en Onda Úbeda; y colabora en la emisora universitaria en Jaén UNIRADIO en el programa "Desde Jayjan" del poeta Manolo Ochando. Realiza talleres de iniciación a la poesía en Ed. Primaria y Secundaria; y colabora en varias revistas digitales nacionales e internacionales. Coordinadora de los Encuentros Internacionales de Poesía que se celebran en Úbeda en el mes de junio. Sus versos han sido traducidos al rumano, armenio, inglés, hebreo, italiano catalán, portuguésy ruso en varios blogs y revistas literarias. email: isabelrezmo@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Artículo

To Top