Connect with us

La Poesia

La poesía también tiene prisa

Foto de una jam de poesía en el bar aleatorio en malasaña

Actualidad

La poesía también tiene prisa

Desde hace unos años se ha impulsado gracias a las redes sociales un nuevo movimiento de la poesía en el que cada vez más jóvenes se sienten inspirados a compartir sus sentimientos. Se trata de una nueva poesía donde sólo se atiende al mensaje con una libertad absoluta para expresarlo manteniendo únicamente la estructura en versos; atrás se dejan los recursos, la métrica y la retórica que han tomado relevancia en el siglo XX, caracterizado, en el final de su etapa, por el cultismo y la búsqueda de la estética de los novísimos.

En la actualidad, poetas como Benjamín Prado, Raquel Lanseros y Luis García Montero, poetas de una generación anterior, ensanchan el lento camino del cambio y desatienden en su poesía la estética y el culturismo para dar cabida a un lenguaje más cotidiano y un verso libre sin olvidar el objetivo de la poesía, pero el fuerte auge de las redes sociales, sobre todo en los jóvenes, ha promovido la divulgación de la poesía en un contexto urbano en la que el mensaje que se contempla es breve y trivial. Esta nueva poesía digital está degradando el verdadero mensaje de ésta, que ha pretendido siempre cultivar en el lector la preocupación e intranquilidad por el tema que se atiende en el poema y producir que el lector no sea la misma persona que era antes de leerlo, nos encontramos ante una poesía de calidad mínima en su mayoría, que no profundiza en el mensaje, que no roza en el dolor que se produce en el poeta y que no rebusca en el lenguaje para expresar la belleza de la aflixión que lo atiene, no busca la voz poética ni acoge el dolor para conocerlo y escribirlo, tan sólo tantean la capa superficial.

Este nuevo concepto de poesía se ha extendido hasta tal punto que las editoriales también han apostado por estos nuevos escritores que afirman, como es el caso de Defreds, que ni leen, ni les gusta la poesía, y no se definen a ellos mismos como poetas, lo que ha impulsado a muchas personas a atreverse a expresar aquellos temas que les preocupan en forma de versos y en un espacio reducido en plataformas como Twitter o Instagram, llegando a alcanzar un buen número de seguidores en sus perfiles y traspasando la frontera de las pantallas llenando bares donde se da lugar a la cultura.

Son muchos poetas noveles los que han llegado a editoriales a través de la difusión de sus textos en las plataformas digitales y cada vez más personas se suman a esta ola de «cultura» y poesía que ha cogido de la mano también a otros tipos de arte como son las ilustraciones, la música y las audiovisuales, siendo el libro físico el último paso para consolidar la calidad de su trabajo, a este movimiento también se han agregado los poetas más maduros que han encontrado en las nuevas tecnologías una visualización mayor para sus trabajos aunque no con tanto éxito como la nueva generación de poetas.

¿Podemos decir que estamos ante una nueva regeneración de la poesía o tan sólo ante una trivialización de ésta promovida por la superficialidad de los nuevos autores y lectores que prefieren no pensar ni profundizar en los temas que los consternan?

Si bien es cierto, vivimos en una actualidad en la que todo corre prisa, el trabajo nos ocupa la mayor parte de nuestro tiempo, nos atamos a un estrés constante y exigimos la información rápida y al alcance en cualquier momento, constantemente vivimos informados de los acontecimientos que nos aportan otros sobre sus vidas y el chorreo de noticias con las que nos bombardean los medios de comunicación sin dar respiro a la mente para pensar, sentir y reflexionar sobre los acaecimientos de nuestras propias vidas, apagando, entonces, todo lo que nos preocupa cuando acaba el día, dando así lugar a una superficialidad y rutina en la que enfrascamos nuestros días, ¿podríamos convencernos, entonces, que es quizás este ritmo de vida el problema al que se enfrenta la poesía en estos días?

Continue Reading
You may also like...

Aprendiz de poeta.

1 Comment

1 Comment

  1. Gabriel

    3 mayo, 2018 at 10:27 am

    La poesía a sobrevivido a todas las batallas que a lo largo de su historia han intentado desmerecerla; la poesía no es comida rápida, ni el estrés de una sociedad adormecida.

    La poesía guarda un inmenso océano, y lo que siento en su artículo u opinión, son unas simples olas.
    Saludos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Actualidad

To Top