Connect with us

La Poesia

Retrato de Asmar

Cuento

Retrato de Asmar

Cuando Asmar articula la palabra “Alafont” y eleva el dedo índice y la barbilla, nadie de los comensales alrededor presta verdadera atención a lo que dice, pero él de alguna manera se hace partícipe del silencio puntual de los otros y señala, o apunta con la mirada a alguien para seguir su discurso. Un canuto de jachís empieza a humear justo antes, casi como señal de que el punto de conversación va a alcanzar una densidad suficiente y los elefantes, o alafonts, los árboles, cualquier elemento alrededor se reúne en lo que opina y además, casi existe por ello.
El génesis es exactamente lo que defiende: “God”, Alá, Dios, “Adam and Eve” derivan en tres caladas profundas en la constitución del mundo y sus componentes visibles son enunciados como sacramento y mejor prueba, la más irrefutable de todas, de la fisis del cosmos, cada astro y especie, provienen de algún modo del paraíso y se observan con claridad en todo lo que nos rodea, quizás no “alafonts” pero sí el árbol cercano, esa farola, el cliente del café más próximo al que apunta.
Asmar, o simplemente Magmud Asmar Tarib, es un libanés de madre cristiana y padre chiíe que cree con firmeza en la Biblia y gusta de predicarla de manera espontánea en el rato que se habla, divorciado y con una hija en Escocia, barbero tres días a la semana, toma un expreso y fuma para explayarse con otros temas aquí cuando libra, que es una mayoría de su tiempo, y siempre las sagradas escrituras son motivo de conflicto filosófico para él o solo dan alas a cierto monólogo. Repite un gesto con una frecuencia aproximada de dos minutos cuando lo recita en el que se ajusta el cuello de la camisa en un respingo y atusa el tupé cuando nadie le observa (o cree que nadie le está mirando) que es lo normal, y a veces si los alafonts y su física derivan la retahíla a la antigua Jerusalem, dice que Líbano vio nacer a Jesús en un área próxima a la localidad de la que él es. La temática puede tocar el fútbol, del que no sabe en verdad demasiado y que siempre resulta algo trivial, y recuerdo una vez que Asmar llegó a insinuar que este deporte era originario de su tierra, una jornada de la Premier League que pusieron en el bar bastó para deslizarse hasta esa afirmación, pero acto seguido dio una calada muy fuerte al peta, se retocó el cuello, miró al suelo callado y se atusó el tupé.

PicsArt_03-16-11.41.09

Pensador turbio, con intenciones siempre buenas, se sirve del Rap para hacerse ver. En realidad lo que escribe es solo una forma de llamar tu atención.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cuento

  • Cuento

    La pérdida de la inocencia

    By

    “…Black eyes open wide It’s time to testify There’s no room for life And everyone’s waiting...

  • Cuento

    FARMACOFOBIA

    By

    Mi farmacéutico de confianza me aterra. Su bata impecable. Su rostro inexpresivo. Ojos y boca pequeños....

  • Cuento

    Jisus Crazy

    By

    “Perdonales Dios porque no saben que son gilipollas”, dijo el poeta, que muchos lo oyeron, meses...

  • Artículo

    los amigos son familia

    By

    tengo ansiedad por explotar todo lo que me viene a la cabeza, soltarlo / ya que...

  • Cuento

    GÉNESIS

    By

            GÉNESIS     Que todo vuelva a ser como antes porque ahora...

To Top