Connect with us

La Poesia

SEMILLAS CONFINADAS

Cuento

SEMILLAS CONFINADAS

Unas nubes de calabaza desprenden sus hebras de agua sobre las carreteras dormidas, sobre las calles vacías, sobre el arcoíris de tiza que pinté con mis hijos en la azotea, sobre toda la ciudad desnuda que se embadurna de cabello de ángel.

En mi patio, gota a gota, el brote de una semilla de manzana ha llenado un cáliz de lluvia dulce y contemplarlo despierta los sentidos y da mucha sed. Quiero acercar mi boca y sorberlo pero eso me dará más sed. Tendría luego que estrujar la tierra y beberme a contracorriente los surcos de agua de mis brazos, morder las cortezas de pino y aspirar el jugo de sus astillas.

Calada como un bizcocho y con mi poco recato robado por vuelos bajos y cantos de pajarillos, ya no sabría si soy una persona o una de las pepitas de limón aventada al suelo del patio entre las migas de pan del mantel. Comenzaría a despegar una tras otra esas fibras blanquecinas que esconden mi piel verdadera sin saber si estoy quitańdome cáscaras o prendas.

Sería una pequeña vaina marrón entre baldosas mojadas que si se pellizca con suavidad monda su capa interior y deja al aire un corazón verde de semilla abierto en dos mitades perfectas, simétricas, preciosas, dos mitades de jade que acarician las yemas de los dedos, que se pasean distraídas por las mejillas, perfilando las comisuras de los labios hasta que vuelven a juntarse una contra otra en una fricción lubricada y sorda que se detiene de una puñalada, haciéndolas crujir  entre las uñas.

Tendría que recoger apresurada mis cáscaras y mis lencerías y esconderme entre la pulpa de algodón de la cama para jurarme a mí misma que todo ha sido un sueño inducido por el latido metálico de la gotera de la cocina, o por el reguero de almíbar que diluye el arcoiris de tiza de mis hijos y chorrea del canalón de mi casa a la acera desierta de la ciudad confitada.

Nací Aprendí a escribir Me rayé Me escondí Se me fue la pinza Escribí Me largué Seguí escribiendo Me casé Parí dos hijos Tiré todo lo que escribí Escribí otra vez Exploté

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cuento

  • Actualidad

    LA AGENDA

    By

    LA AGENDAApuntas en la agendacosas que tienes que hacermientras en la radio suena una canción de...

  • Cuento

    EL ERROR

    By

    Se enteró de su muerte de casualidad. El farmacéutico de área le hizo llegar un listado...

  • Cuento

    La pérdida de la inocencia

    By

    “…Black eyes open wide It’s time to testify There’s no room for life And everyone’s waiting...

  • Cuento

    Retrato de Asmar

    By

    Cuando Asmar articula la palabra «Alafont» y eleva el dedo índice y la barbilla, nadie de...

  • Cuento

    FARMACOFOBIA

    By

    Mi farmacéutico de confianza me aterra. Su bata impecable. Su rostro inexpresivo. Ojos y boca pequeños....

To Top