Connect with us

La Poesia

Entrevista a @ina_mandar confinada.

huerto confinado

Entrevista

Entrevista a @ina_mandar confinada.

No creáis que creo en todo lo que digo.

entrevista a una mandar_ina confinada y en eco-verborrea.

Hemos vivido una situación inedita últimamente y esto tiene muchas implicaciones en el mundo de la cultura, desde el día a día, la situación económica de la mayoría y varios dramas personales al ya palpable cambio de cánon. La última vez que hubo una circunstancia semejante en Occidente, surgió el Expresionismo, así que hemos decidido documentar estas circunstancias de primera mano a través de vari*s artistas a l*s que les hacemos una serie de preguntas.


1. ¿Ha cambiado tu forma de vestir últimamente? ¿Dónde estás? ¿Qué llevas puesto?

Mhh!
Estoy en un sillón azul y estoy vestida con lo siguiente: leggins negros con arcoíris que me regaló mi compañero de piso, una camiseta que también me regaló él, con escrito ASPHALT en colores (justo para marcar la contradicción entre defender la naturaleza y tener una camiseta que lleva encima el nombre de un compuesto bituminoso), calcetines de rayas de varias tonalidades de grises y lila. Todo este conjunto está recién lavadito, pero sigo oliendo a sobaco, ya que no me pongo el desodorante desde hace meses. Interesante, no? Ayer me pasaron una receta de desodorante casero, y lo haré.

No ha cambiado mi forma de vestir, me pongo lo que me pongo siempre para salir: una bata larga con cuadros azules y negros que me llevaron un día a casa, jerséis cortos para marcar la cintura, y por debajo camisetas enormes. Me regalan ropa o la encuentro en la basura y sigo modificandola, combinando texturas, bordando con hilos de colores. Me gusta mi forma de vestir, son trapos curiosos.


2. ¿Cómo viviste el principio de la declaración del Estado de Alarma?

Me he despedido de todo el mundo, antes de la cuarentena.
He estado en la Ingobernable recién estrenada y no he respetado las medidas de seguridad. Pero un poco ya estaba con miedo por los avisos que venía desde Italia, donde está mi familia.
Después de la Ingo, ya que era viernes me fui a bailar y casi nunca lo hago. Ya sabíamos que no podíamos beber de la misma botella y fumar del mismo cigarro pero lo hicimos. Arriesgado, no? Dicho ahora parece lo más impensable del mundo.

Me acuerdo también esquivar el aliento de un amigo que en discoteca me hablaba super-de-cerca y no quería que me contagiara – ya estaba a la defensiva – pero con el otro amigo sì que quería dormir juntxs.
Por el 8M salí a pasear con una amiga. Luego me fui a casa del que estaba enamorada y allí me quedé 3 noches. Tuve mucho calor y pensé tener fiebre. Volví a casa y escribí un testamento, por si me moría. Y como no tengo grandes pertenencias, he regalado “el estuche amarillo con los cacahuetes a mi amiga Tania, toda mi fruta y verdura a mi ex, las semillas a mi madre y mi abuela, mi cuaderno de dibujos a Pablo ya que me lo pidió”.. pero he sobrevivido y lo primero que hice fue hacer una compra de fruta y verdura por no tener que salir al menos por una semana.


3. ¿Qué es lo más llamativo que recuerdas de este proceso, lo que más te haya llamado la atención, lo más visual?

Lo más visual es la maceta llena de verde que tengo en mi balcón.

Se hablaba mucho de “pintar” en los primeros días de cuarentena. Visualizo el cuadro abstracto de una amiga en el que me pareció entrever una pluma de pavón verde y amarilla.

También fue muy visual el día en que hice yoga con Extinction Rebellion Bizkaia y nos pidieron que nos tumbáramos en el suelo. En la esterilla, con los ojos abiertos, he visto el cielo fuera de mi ventana, pero no desde la perspectiva de siempre: estaba al revés, como cuando te tumbas en un parque. Las nubes estaban buenísimas y azucaradas.

4. Imaginemos que el virus se ha enviado desde el futuro por un grupúsculo de humanos supervivientes más desarrollados en algunos ámbitos científicos con el objetivo posible de prevenir el contexto del cambio climático. ¿Cómo desarrollarías este escenario literario?

Las manifestaciones que se hicieron en la calle durante el 2019 – año clave por la lucha contra el Cambio Climático y la inacción de los gobiernos frente a ello- eran el objetivo de los científicos del 2050.
“Demasiado tarde” repetían los paneles publicitarios decadentes impresos en papel que no se cambiaban desde hace 15 años. El 2035 había pegado con fuerza con inundaciones, huracanes tremendos y incendios. Cuando en el 2050 se consiguió abrir a través de choques de partículas una brecha espacio-temporal, los científicos no se lo pensaron dos veces.

Escogieron un plazo muy cercano al de la COP25 para que la capsula bajara al suelo en el sitio más poblado del mundo: China. Desde allí, sabían que el virus iba a tener mucha capacidad para difundirse, transportado por viajes de negocios y reproduciéndose en espacios pequeños, dentro de trabajadores insatisfechos por su estilo de vida que desde hace tiempo se preguntaban “Para que sirve todo esto?”. Justo allí. Justo en la duda entró el virus. Y desde la duda se expandió en todo el mundo. Entró dentro los pulmones de la gente, para recordarle que “Sin oxigeno no hay vida” y allí fue cuando el mundo empezó a pensar en nuestros pulmones verdes, los océanos y las superficies arboladas.

Cuando la primera oleada de pandemia terminó, de una forma natural todo el mundo empezó a rechazar los viajes de trabajo, ya que la videoconferencia era más rápida y fácil. Y te podías poner el muto por si querías hacer cualquier otra cosa.
Como unos padres que ven alejarse sus hijos, las empresas empezaron ver sus trabajadores siempre más independientes y determinados. Antes de aceptar un trabajo, todo el mundo se preguntaba: esta empresa quiere lo mejor para mi y para mis vecinas?


Las personas se quedaron con la duda grabada: y si pasara otra vez? Y si otra vez tuviéramos que quedarnos en esta situación? Como podríamos vivir sin depender del mundo del dinero?
Fue allí que se empezó a utilizar la luz solar para abastecerse de energía gratis.

Florecieron intercambios de plantas. Ya que el contacto social casi no existía, porque las medidas de distancia restrictivas permanecían, las plantas eran algo vivo que te abrazaba de una forma verde. Desde allí la gente empezó a recordar cuanto es fácil producirse su propia comida. Así que se montaron huertos en terrazas y balcones, azoteas, ventanas.. había producciones caseras gourmet de algas para comer, y se cosechaba el trigo y los garbanzos en las fachadas verdes. La comida se cocinaba por turnos en comedores sociales para todo el mundo..

El transporte privado ya no se necesitaba como antes. Si había que traer alimento, se utilizaba el tren, ya que había muy pocos pasajeros y había espacio para todas. A quien le importaba gastar recursos del planeta, si en vez de desplazarse inútilmente al trabajo, este se podía desarrollar desde espacios de coworking al lado de casa? También se empezó a usar internet para cursos gratuitos de comunicación no violenta, asesoría psicológica, ya que era de primaria importancia la salud mental y la autoestima de cada individuo. Se recibían cursos para tener mejor empatia, ser mejores padres. Por fin lxs especialistas en psicología pudieron entender la vida real de cada persona desde la pantalla de su móvil y viviendo su día a día, y así aprender a ayudarles con muchísimos más resultados.

Así que a partir del 2020, comunidades de vecinas de todas y todos los continentes unidos empezaron a construir juntas un camino de cuidados y de respeto. Y a nadie importaba si los textos que escribían estaban mal escritos, o si había algún fallo ideológico, o en la narración, porque entendían que la urgencia de la situación requería imaginación extraordinaria. Fue a partir del 2020 que se empezó a colaborar en un open-source colectivo donde alguien escribía y otra persona modificaba, mejorando siempre más este relato colectivo, para que en el 2050 sepamos como hemos conseguido viajar en el tiempo desde el pasado hasta el futuro sin necesidades de brechas espacio-temporales. 


5. ¿Cuál ha sido para ti la principal diferencia con “la normalidad”?

En la “normalidad” de los últimos 2 años, tuve temporadas de salir mucho (en búsqueda del tesoro perdido) y otras en las que no conseguía salir por una fuerza invisible que me atrapaba en casa. La vida seguía día tras otro y muchas veces no conseguía comer bien o tener mis momentos de tranquilidad. De verdad que he aprendido a concentrarme y a valorar el tiempo que paso conmigo. No lo estaba valorando tanto y siempre quería “salir fuera de mi” .


6. ¿Cómo has vivido dentro del ámbito cultural el confinamiento?

Estoy viendo como se puede acceder a óptimos contenidos sin tener que desplazarme. Y agradezco muchísimo que muchxs artistas expongan sus obras públicamente por el puro placer de comunicar.
La cultura es fundamental para entender en que contexto vivimos. Sirve para reflexionar, y cuando se hace de forma consumista, una obra tras otra, no te da el permiso de reflexionar en ella. Recordar los detalles, soñar con ellos, sentirlos tuyos. Se necesita tiempo para disfrutar.


7. ¿Cuáles crees que serán los principales desafíos culturales después del confinamiento? ¿Y los tuyos?

El desafío será superar el debate político que está lleno de criticas y no lleva a ninguna parte. Será entrar en las televisiones para transformarlas y ofrecer contenido de calidad a todo el mundo.

Mi desafío cultural será buscar una forma de ser, sin estar pendiente del mercado, ya que no lo he sido nunca.


8. ¿Crees que habrá cambios en los contenidos y en las formas? ¿Cuáles?

Tendremos que adaptarnos a las tecnología ofreciendo contenido online y posiblemente gratuito para que todo el mundo pueda acceder a ello y así, de paso, crear un debate transversal al que pueda acceder y contribuir cualquier persona. También pienso sea un buen momento para ayudar a narrar “la historia que queremos” más de la que no queremos.


9. ¿Qué crees que habría que cambiar en el marco de esta crisis para que el sector prospere?

Ayudas publicas para que el mundo de la cultura siga contribuyendo sin tener las preocupaciones de siempre. Angustiados no se puede crear.


Muchas gracias, ha sido un placer 🙂

https://tudicinoneniente.blogspot.com/

Continue Reading

Medio en español medio en italiano, me expreso con lo que puedo. Poemas, "poesías". Que busco? Construir un entorno agradable que alcance todo el planeta.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Entrevista

To Top