Connect with us

La Poesia

Entrevista a Isabel Rezmo

Entrevista

Entrevista a Isabel Rezmo

Hemos vivido una situación inédita últimamente y esto tiene muchas implicaciones en el mundo de la cultura, desde el día a día, la situación económica de la mayoría y varios dramas personales al ya palpable cambio de cánon. La última vez que hubo una circunstancia semejante en Occidente, surgió el Expresionismo, así que hemos decidido documentar estas circunstancias de primera mano a través de varios artistas a los que les hacemos una serie de preguntas.

1. ¿Ha cambiado tu forma de vestir últimamente? ¿Dónde estás? ¿Qué llevas puesto?
I.R: Pues la verdad, no mucho. Especialmente si estoy en casa. Chándal, zapatillas. Lo normal para estar cómoda.
2. ¿Cómo viviste el principio de la declaración del Estado de Alarma?

I.R: Con incertidumbre por lo que iba a suceder, especialmente por mis hijas y mi madre (con 84 años, persona de riesgo…). Pero a medida que ha pasado este mes, estamos tranquilos y llevándolo con mucha calma. Lo principal es trasmitirles a las niñas tranquilidad, y afortunadamente todos estamos bien.

3. ¿Qué es lo más llamativo que recuerdas de este proceso, lo que más te haya llamado la atención, lo más visual?

I.R: La histeria colectiva los primeros días; ver la gente agolpada en el supermercado llevándose el papel higiénico (Aún me pregunto para qué la gente compraba tanto papel higiénico), la comida como si no hubiera un mañana. Inmediatamente me imaginé que estábamos en una película de ciencia ficción. El comportamiento en un estado de catarsis colectiva es muy interesante. Al principio la gente no se tomaba en serio esto hasta que empezaron a aumentar las cifras de contagios y de fallecimientos. Lo positivo es la solidaridad, el apoyo y el deseo de ayudar como sea, esa es la parte positiva y lo mejor. Nuestros sanitarios, la gente que está trabajando al pie del cañón. Los políticos lo dejamos aparte y las guerras en las redes sociales (lo más patético).

4. Imaginemos que el virus se ha enviado desde el futuro por un grupúsculo de humanos supervivientes más desarrollados en algunos ámbitos científicos con el objetivo posible de prevenir el contexto del cambio climático. ¿Cómo desarrollarías este escenario literario?

I.R: Ahora mismo me viene a la cabeza La Divina Comedia de Dante. Dante encabeza un grupo de científicos con la idea de avisarnos de las nefastas consecuencias que supone seguir actuando en la forma que lo hacemos. Sería como atravesar el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. El infierno: los contagios, sus efectos y en última instancia el fallecimiento. El Purgatorio: la purificación a través de la muerte y de una posible vacuna que incluso afectara a la razón, a la moral del ser humano…el Paraíso: gracias al virus el hombre se da cuenta de sus pecados y en consecuencia se redime; la naturaleza impone su ley y el hombre aprende que es el causante de sus vicios y errores.

Todo una visión apocalíptica, de lo que puede suceder si no cambiamos nuestra manera de vivir. El final siempre es feliz como Dante ascendemos al Paraíso. Nuestro paraíso sería volver nuestros ojos a la naturaleza, no alterar su ley, su orden…Pienso mucho en esto y en las consecuencias positivas que ha traído este virus (menos contaminación, la capa de ozono se está regenerando…).Seguro que unos años tendremos un film sobre lo que está pasando.


5. ¿Cuál ha sido para ti la principal diferencia con “la normalidad”?

I.R: Cambiar nuestra manera de comunicarnos: no besar, no abrazar. Yo necesito hacerlo a diario. No ver a la familia, no poder hacer poesía, no llevarla fuera. Si eres una persona activa lo llevas regular. Pero como he apuntado al principio, cuanto antes aceptes no como una normalidad si no como una necesidad, para evitar daños mayores, se sobrelleva. Es mentalizarse.

6. ¿Cómo has vivido dentro del ámbito cultural el confinamiento?

I.R.: Es curioso porque al suspenderse todo y obligarte estar en casa, he notado que no podía concentrarme para escribir. Es la temporada que menos he escrito. Varios compañeros me han comentado que les ha pasado igual. Quizás sea porque el alma es libre, y estas situaciones la atenazan. No es lo mismo que lo hagas habitualmente en unas condiciones de sosiego y normalidad. Lo que vivimos no es normal y el cuerpo y la mente lo notan. En cambio estoy leyendo muchísimo y corrigiendo. Me he acercado a la filosofía, a la historia. Ahora veo más películas y series o documentales. Leo y hago artículos. Creo que responde a una necesidad de «alimentarme» internamente. Y eso a la larga es bueno para crear.

7. ¿Cuáles crees que serán los principales desafíos culturales después del confinamiento? ¿Y los tuyos?

I.R: Después del confinamiento espero que todo vuelva a ser como antes. Es decir que vuelvan los actos culturales, festivales, eventos, etc. Que las editoriales vuelva a su actividad. Pero van a necesitar ayuda, está claro que uno de los sectores que van a sufrir y que está sufriendo esta situación es la cultura. Si ya ante necesitaban ayuda ahora más. Yo espero que no nos dejen en la estacada como siempre. Y mis desafíos culturales es retomar las presentaciones de mi último libro que se han suspendido por esta pandemia: el festival que hacemos en Úbeda cada Junio…Está claro que además el cuerpo me pide un parón también; deseo escribir en tranquilidad y no correr tanto a la hora de realizar cosas y acudir a eventos. Veremos…todo es cuestión de lo que vaya sintiendo.

8. ¿Crees que habrá cambios en los contenidos y en las formas? ¿Cuáles?

I.R: Estamos viendo recitales y encuentros virtuales, eso está bien por un lado porque ayuda a entrar en contacto poetas que están lejos o que tienen dificultades para viajar, o que viven en diferentes países. Internet, las redes es una auténtica y genuina forma de comunicar y ponerse en contacto. Pero también hay que tener cuidado con el exceso. No todo vale y evidentemente hay que saber seleccionar. La gente sube vídeos como churros . Yo también lo he hecho, pero selecciono mucho cómo y para qué. La videollamadas , los talleres virtuales, cursos on line… hay cada ver más. Pero no todo vale.Ya todo el mundo se cree poeta porque sube un vídeo y tiene 200 me gusta.Hay que separar entretenimiento, trabajo poético. El trabajo poético es mucho más que una hora de curso online, video por ejemplo.


9. ¿Qué crees que habría que cambiar en el marco de esta crisis para que el sector prospere?

I.R. Que la cultura no esté en manos sólo de subvenciones y amiguismos. Que la cultura deje de ser considerada como un hobby y que el poeta no se menosprecie. Respeto es lo primero. En cuanto a las editoriales, pues que algunas de ellas siguen metidas en el juego comercial y en las ventas. Digo algunas para que nadie se ofenda, no todas son así pero el dinero siempre prima. Luego nos quejamos de las auto publicaciones, pero muchas veces es lo único que tenemos. El poeta no puede morir porque no pueda publicar o no pueda acceder a ciertas cosas.

Si consigo seguir haciendo lo que me gusta , sería feliz. No aspiro a más.




Poeta. Prologuista. Talleres. Reseñas. Correcciones Isabel Rezmo, (Úbeda, 1975) Poeta, formadora, maestra, gestora cultural y prologuista. Miembro de varias asociaciones de escritores. Dirige y presenta el programa de radio "Poesía y Más" en Onda Úbeda; y colabora en la emisora universitaria en Jaén UNIRADIO en el programa "Desde Jayjan" del poeta Manolo Ochando. Realiza talleres de iniciación a la poesía en Ed. Primaria y Secundaria; y colabora en varias revistas digitales nacionales e internacionales. Coordinadora de los Encuentros Internacionales de Poesía que se celebran en Úbeda en el mes de junio. Sus versos han sido traducidos al rumano, armenio, inglés, hebreo, italiano catalán, portuguésy ruso en varios blogs y revistas literarias. email: isabelrezmo@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Entrevista

To Top