Connect with us

La Poesia

Entrevista a Yoel Saldaña

Entrevista

Entrevista a Yoel Saldaña

Creador del podcast "Poesía y Slam". Organizador del "Pamplona Poetry Slam"

Hemos vivido una situación inédita últimamente y esto tiene muchas implicaciones en el mundo de la cultura, desde el día a día, la situación económica de la mayoría y varios dramas personales al ya palpable cambio de cánon. La última vez que hubo una circunstancia semejante en Occidente, surgió el Expresionismo, así que hemos decidido documentar estas circunstancias de primera mano a través de vari*s artistas a l*s que les hacemos una serie de preguntas.

1. ¿Ha cambiado tu forma de vestir últimamente? ¿Dónde estás? ¿Qué llevas puesto?

Desistí, a las pocas hora de confinamiento, de mantener las formas. La comodidad en casa es la norma. Había empezado a incorporar la corbata en mis salidas, pero ahora mismo creo que resultaría sospechoso.

Paso gran parte del día en la cocina, con el ordenador y una taza de Earl Grey y por supuesto con los pantalones del pijama.


2. ¿Cómo viviste el principio de la declaración del Estado de Alarma?

Lo viví en la estación de tren de Pamplona veinticuatro horas antes, con la mochila al hombro y mi pareja de la mano, mirando con todas las dudas del mundo el tren que nos llevaría a ese fin de semana en la capital, programado desde hace meses.

Ni que decir que se impuso la razón (por escasísimo margen) y terminamos por volver a casa, cabizbajos


3. ¿Qué es lo más llamativo que recuerdas de este proceso, lo que más te haya llamado la atención, lo más visual?

No me llama la atención tanto, como en realidad me confirma mi sentir hacia la gente, y es: lo ruidosa que es la ingorancia y la mala fe.

Que las personan pueden ser maravillosas, pero la gente da asco.

4. Imaginemos que el virus se ha enviado desde el futuro por un grupúsculo de humanos supervivientes más desarrollados en algunos ámbitos científicos con el objetivo posible de prevenir el contexto del cambio climático. ¿Cómo desarrollarías este escenario literario?

Si me estuviesen escuchando les diría que si ese es su fin, se han quedado muy cortos. Les recomiendo robots con apariencia humana, armados y sin otra orden programada que no sea disparar.

Y a la hora de desarrollar esta distopía, mi primer pensamiento iría hacia el hecho de no ocultar la capacidad de esa sociedad futura de hacernos pasarlas p**tas. O nos meten el miedo de verdad en el cuerpo, o pasado mañana volvemos a tirar el plástico al contenedor verde.

5. ¿Cuál ha sido para ti la principal diferencia con “la normalidad”?

Vivo sinceramente demasiado ajeno a lo que me rodea y si mi pareja no me lo hiciera notar, puede que ni fuese consciente . A ratos me doy cuenta de que puedo resultar cínico en mi forma de enfocar la realidad global, desde la mía propia.

No sin vergüenza diré que el lunes vuelvo al trabajo y siento haber pasado un mes en una valsa de aceite. Y no me siento demasiado orgulloso de ello.


6. ¿Cómo has vivido dentro del ámbito cultural el confinamiento?

Mis dos primeras semanas fueron frenéticas. Mi podcast (Poesía y Slam), entrevistas a slammers, participar en slams online…

Y como lo poco gusta y lo mucho aburre, bajó el souffle, terminé el trabajo de un mes en pocos días y vivo improvisando desde entonces. He escrito, como todo el mundo, pero no saldrá ningún libro con mi nombre fruto de este confinamiento.

No me gusta sentir la obligación de tener que sacarle provecho a los días. Pero aun y todo, después de comer, no puedo irme simplemente a ver Netflix sin sentirme algo culpable,


7. ¿Cuáles crees que serán los principales desafíos culturales después del confinamiento? ¿Y los tuyos?

Para quién «vivía» de la cultura, seguir haciéndolo será sin duda su desafío. Como consumidores tenemos una responsabilidad cuando todo pase, debemos llenar teatros, salas y cafés. Dejar un billete en vez de unas monedas en las gorras de los creadores. Los recortes que vienen de cara a la recuperación van a clavarse hondo en la piel de la cultura patria. Espero no tener razón.

En mi caso, mis objetivos para 2020 eran apenas un par de espectáculos, pelear por entrar en la final nacional del Poetry Slam y ordenar textos para, tal vez, un primer poemario. Ademas de seguir dando vida a nuestro «Pamplona Poetry Slam». Nada que no pueda posponerse unos meses.


8. ¿Crees que habrá cambios en los contenidos y en las formas? ¿Cuáles?

Solo espero que no hagamos norma de la celebración de eventos online.

El arte hay que verlo, tocarlo y olerlo. Para salir del paso me parece bien, pero no nos hagamos perezosos señores/as. El poeta no es un youtuber.

El arte, siempre en directo.


9. ¿Qué crees que habría que cambiar en el marco de esta crisis para que el sector prospere?

¿Qué tal nos suenan ahora todos esos espacios autogestionados de barrio, cerrados por políticos acomplejados y vengativos?

Lugares que, a falta de salas o teatros (veremos hasta cuando), podrían llenarse de artes escénicas accesibles, y ser un asidero en tiempos difíciles.

Yoel Saldaña Mundín Nacido en Pamplona en 1982, confiesa tener grandes problemas para recordar sus primeros años, e incluso los segundos, más allá de fotografías puntuales cuidadosamente archivadas por sus padres en álbumes viejos. Grabaciones en cintas de casete a la edad de cinco años atestiguan su entusiasmo por la expresión oral y la incontinencia verbal que tuvo a bien corregir en la adolescencia. Celoso de cientos de escritos, por siempre inéditos, progresó hasta llegar a la rima casi como único vehículo. Eminentemente a modo de Rap hasta hace apenas dos años. Hoy trata de pisar la tarima a cada ocasión que se le presenta, pues ese gusanillo no deja de pedir sustento y busca ganarse el apelativo de “Slammer” con cada punto final de cada poema resuelto.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Entrevista

To Top