Connect with us

La Poesia

Matt lo Cascio representa a Poetry Slam Cronopios en el festival Poetry Slam de Gargüera 2020

Entrevista

Matt lo Cascio representa a Poetry Slam Cronopios en el festival Poetry Slam de Gargüera 2020

Soy un ladrón de cosas innecesarias e invisibles. Una vez me denuncié por robarle un gesto a un comediante.

Seguimos investigando el panorama del Festival Poetry Slam Gargüera 2020. Nos fijamos en Matt, es uno de los dos únicos biohombres del festi, a parte de venir desde la sede más lejana, ya que nos reconoce que este planeta es su tierra hostil, nos regalará tiempo y espacio este verano en el escenario y nos hará viajar y reflexionar a través de sus poesías.

1. Preséntate, por favor

A veces mi nombre es Matt Lo Cascio. Escribo desde lo que me falta, desde mis retrasos, desde mis fracasos. A lápiz, sobre papel. Soy producto del dolor de dos personas que buscaban tener un hijo varón, no porque quisieran sino porque creían que lo necesitaban. Papá se la pasaba todo el tiempo diciéndome “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”. Mamá en cambio, se la pasaba diciendo que no entendía la poesía porque las rimas de Bécquer no rimaban muy bien… Quizás por eso en casa no teníamos más que un libro: La Biblia.
Soy la acumulación de los deseos de las personas que han dedicado sus vidas a salvarme de la muerte. Soy producto de todo lo que siento que me faltó en mi infancia, y de mis retrasos: mi primer libro fue a los 16 años, “El viajero que huye” de Reynaldo Sietecase, un libro que me llevó al espacio sideral de una patada en el pecho); mi primera película en el cine a los 14; mi primera vez en el mar a los 30; ESA primera vez, ayer, con una mujer, y lamento deciros que la pasé muy bien; mi primera vez con un hombre… me la reservo para Jude Law.
Nunca me sentí parte de este universo, nunca me sentí parte de los lugares que habitó mi cuerpo. Estoy convencido de que pertenezco al mundo que describe Freddie Mercury en la canción The Fairy King, del disco QUEEN I; un lugar en donde los caballos nacen con alas de Águilas y los Dragones vuelan como gorriones; en donde nadie reclama que “Dios hizo a los caballos para la tierra y no para el cielo” o “Los dragones no pueden volar como los gorriones porque los dragones… no tienen plumas”. Un paraíso similar al que el Flautista de Hammelin se lleva a los niños, pero sin los niños.
Sobrevivo a este mundo actuando que pertenezco a los lugares que odio, a los lugares impuestos por gentes invisibles. Sobreviví a mi infancia jugando al fútbol. Sobreviví al fútbol dando patadas y convirtiendo goles; a mis amigos yendo a discotecas; a las discotecas bebiendo alcohol; al alcohol con películas de terror; a la Argentina con el teatro; a España sirviendo a sapos gastronómicos sólo para pagar el alquiler de una habitación…
Parezco una persona quejosa y aburrida cuando en realidad… Lo soy.
Me gusta crear desde el aburrimiento y la incomodidad. A unos amigos, que han devenido en Seres Ontológicos, no les parece adecuado trabajar desde esos lugares teniendo la felicidad y el buen vivir a mano… Mal que les pese a estos seres, aquí estoy, para hacerles la contra, escribiendo las respuestas a esta entrevista en el dorso de los curriculums que no me aceptaron o que no entregué por miedo a que acaben por contratarme en otro trabajo de mierda.

«El problema es que uno se enteraría de su destino una vez muerto.»

Matt Lo Cascio

2. Vemos que en tu trabajo está muy presente el destino, ¿tú crees en él? Cuéntanos más…

Cada tanto suelo reescribir una línea para aspirármela por donde no dejo entrar al sol. Es una línea que se parece mucho a la metáfora de mierda que acabo de usar: Mi condena es creer que existe un Dios pero que siempre está ausente. No hablo de ese Dios que va a la peluquería y se perfuma para ir a misa a perdonarle los pecados a los de su rebaño. Hablo de algo superior, inmaterial, compuesto por moléculas de ausencia; algo que no puede hacerse selfies. Algo creado con el mismo material que los sueños, que hace que mi cerebro crea que es real.
Al condenarme de esta manera tan… sencilla, creyendo en una máquina inmaterial que organiza el caos, es inevitable que crea en el destino, en uno inevitable y en otros circunstanciales. El primero, inevitable, forma parte de mi top tres de temas. Es la muerte. Siempre aparece, en la mayoría de mis textos. Me resulta asfixiante pero, a veces, se presenta de manera incoherente a decirme “¿y si pones algo sobre mí aquí? Me pasó en uno de los textos que leí en el Slam Cronopios acerca de los Parásitos, en el cual digo: “¿Sabrán [los Ornitorrincos] qué es la muerte? / ¿Sabrán que a la muerte se la asocia con el negro / ¿Porqué como el negro la muerte es ausencia de arcoíris?
Los circunstanciales son pequeñas acciones que hacen al buen funcionamiento de la máquina que organiza el caos, o Dios. El problema es, tal como lo desarrolla un amigo en una obra de teatro de la cual no puedo decir nada más que esto, el problema es que uno se enteraría de su destino una vez muerto. Llegaría a una oficina. Debería enfrentarse a un funcionario, alguno de los que sobran en la tierra, y tras hora y media de espera conocería por fin a qué estaba destinado: usted estaba destinado romper un frasco en el supermercado de Godoy y Santa Fe el 2 de Julio del 1987 a las 10.37 am, para que el empleado que debía limpiar el suelo del sector de los lácteos limpie su desastre y de esa manera Hugo y Lisandro se vieran por quinta vez junto a los yogures y Lisandro finalmente invite a cenar a Hugo. Por suerte creo que estamos destinados a varias cosas.
Yo creo que ya he cumplido con algunas de las cosas a las que estoy destinado, como ignorar a Roger Waters, o preguntarle a Mario Casas, en el rodaje de una de sus últimas películas, quién es Mario Casas.
El mundo es un poco mejor gracias ellos.

De nada

3. ¿Qué esperas del festival de Poetry Slam Sur en Güaguera?¿Qué experiencia crees que te va a aportar?

Nunca espero nada y siempre me llevo todo. Soy un ladrón de cosas innecesarias e invisibles. Una vez me denuncié por robarle un gesto a un comediante. Me condenaron a repetirlo hasta que no me diera cuenta que era robado.
El sábado fuí al cine a ver Superman IV y la disfruté.
Nada más que agregar.

4. Han salido los nuevos capítulos de Rick y Morty, ¿crees que vendrían en un viaje tridimensional a este momento? Razona tu respuesta.

Estamos viviendo en el universo en el que Morty intentó enamorar a la chica del Insti y acabó por convertir a todos en bichos. Vamos camino a ello. Me imagino que en cualquier momento aparecen, quizás para disfrutar viendo cómo nos arrancamos la cabeza unos a otros.

5. Describe de forma creativa el lugar más raro donde has estado.

No reconozco mi cuerpo ni las paredes que me rodean.
No sé nada acerca de nada, y no me molesta.
No necesito trabajar, ni cocinar,
ni quedar bien con las personas.
No necesito debatir sobre los límites del humor
sobre si esto que hago es o no es poesía.
En este lugar hay muchas probabilidades de morir,
pero no le tengo miedo a algo que no conozco.
Puedo escuchar mis latidos.
Podría escuchar mis pensamientos si tan solo los tuviera.
Cuando las paredes tiemblen
una luz al final de todo
un llanto;
Destino.

Publicidad y Arte. Su trayectoria profesional se ha desarrollado en el área de publicidad digital dentro de varios medios de comunicación como Manager campaign de El Huffington Post y Meristation. Productora de Rock it Madrid, un proyecto basado en un consumo del arte adaptado a todo tipo de eventos culturales. Artivista del movimiento #mivellomisnormas. Parte del equipo de producción de Escaparate de poesía. Madrileña sin gato y sin chulería

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Entrevista

To Top