Connect with us

La Poesia

Pasión y duende en la romería

Literatura

Pasión y duende en la romería

La niña miraba el grupo de baile flamenco de las chicas mayores. Risueña, oronda, empezó a imitar sus pasos. Su madre incrédula la mira de arriba abajo. En su sobresalto extiende los brazos, abriendo espacio y ganando público entre el gentío, que al hilo de sus ojos desorbitados atiende a ese tierno brote de arte infantil.
La niña ríe entre vueltas torpes y quiebros.
La madre se pone blanca. Que la sujeten que se la come.
La niña se recoge hacia atrás dando un saltito.
A la madre le quieren fallar las piernas. Se consume en llamas de amor que aviva el duende y allí donde no acierta a expresar su catarsis de goce estético, la tita recoge el testigo y revienta:
-¡Ay la puta la niña!
La niña zapatea, graciosa y loca.
La madre ya siente hasta vértigos.
La tita redobla el empuje:
-¡Ay me cago en tó tu puta madre!
La niña chilla de gusto. Las vecinas ríen.
-¡Me cago en tu cara que gracia tienes en el coño!
Yo, poco mayor que la bailaora, miraba pasmada ese arrebato de folclore y sentimientos encontrados. Para algunos resultará grotesco, barriobajero. Para mí es una de las expresiones de amor más frecuentes y espontáneas que conozco. Es visceral, es pereño*. Es el sitio del que vengo.
*Natural de la localidad de Domingo Pérez de Granada

Nací Aprendí a escribir Me rayé Me escondí Se me fue la pinza Escribí Me largué Seguí escribiendo Me casé Parí dos hijos Tiré todo lo que escribí Escribí otra vez Exploté

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Literatura

To Top