Connect with us

La Poesia

¿Narcoqué? Artistas y okupas

Actualidad

¿Narcoqué? Artistas y okupas

Me llamo Sergio Escribano, hoy escribo para visibilizar una situación que creo que debe de ser visibilizada y antes de entrar en materia voy plantear un par de cuestiones que son el eje mi fe en la humanidad: creo que el mundo debe tender a mejorar y creo que el valor de cualquier sociedad es su arte.

Para entrar en contexto os voy a contar que durante 11 años he vivido en más de 10 casas okupadas, incluyendo una cueva, todas con unas características muy particulares, entre Madrid y Granada. Estas casas estaban habitadas por artistas y era la única opción real de seguir creando.

En estos espacios existe un frenético intercambio de conocimientos y técnicas musicales, poéticas, filosofía y formas de enmarcar y desarrollar el arte. Son escuelas de primer nivel. En mi caso, desde el torreón de una okupa de Granada, terminé mis dos primeros libros y mi carrera, y desde allí me impliqué en proyectos teatrales y musicales gracias a los que he formado la puesta en escena de mi poesía, que no tiene comparación -aunque no la suelo poner en práctica, pero eso es otra historia-. Un poco antes, en la Calle Esperanza de Madrid, conviviendo con otro poeta en otra okupa, nos convertimos en los principales agitadores de la movida poética de Lavapiés, y desde otra okupa, esta vez en Granada, he gestado el mayor circuito real de poesía en vivo que existe ahora mismo, al menos desde Madrid hasta Cádiz. He coincidido con muchísim*s artistas de una amalgama amplísima de disciplinas y creo que esta clase de espacios hacen hoy el papel que una vez hizo la Residencia de Estudiantes de Madrid en el mundo del arte. Intercambio de ideas, muestras de conocimiento y experiencias, conexión entre artistas; estos espacios no son sólo buenos, a día de hoy son necesarios. Porque no existe un marco real de desarrollo artístico en España, no existe un marco de formación real para las ideas nuevas y la protección del arte es contraproducente en el sentido de que obliga a l*s artistas en convertirse en economistas-gestores-magos si no quieren, si no queremos, morir de hambre. Por eso, cuando volví a Madrid, hace ya más de un año, me alegré mucho cuando unos amigos me dijeron que se habían instalado en Torrelodones y ensayaban allí. Me encantaba. Ahora mismo todo este trabajo debe continuar. Excepcionalmente, a veces, es posible posible gracias a un modelo de autogestión de espacios públicos cedidos que, desgraciadamente, cuenta con muy pocos ejemplos; pero trabajamos duro y aunque este trabajo distraiga un poco nuestra creatividad, para mí forma parte de la obra de arte, y no hay más que echar un ojo a La Tabacalera para comprobarlo.

Volviendo a Torrelodones, en paralelo al arte y en el anverso de la moneda de la okupación, nos encontramos la especulación, con su nombre bien claro escrito en mayúscula, el capitalismo, sucedáneo del arte en el mundo en el que vivimos, el sucedáneo de la autorrealización y la contemplación, la elipsis que hizo Newton del reconocimiento, la antítesis de que las personas podemos desarrollar un mundo mejor o nuestro arte con dignidad. Y durante los últimos días se ha estado manifestando en primera persona, encarnado en una empresa que espero que desaparezca hoy: Desokupa Xpress, que lleva unos días apropiándose de casas en la zona, amparada en un marcos legales cogidos con pinzas, mintiendo a la policía e intimidando al personal, o por lo menos intentándolo. Han sitiado la casa de mis amig*s impidiendo que entren o salgan de su casa. La respuesta de todas las personas afines es concentrarnos allí y hacer turnos para defender este espacio liberado para el arte y vigilar a este engendro empresarial que contrata aprendices de matón a los que malpaga por echar a gente de su casa y por cargarse los sumideros del arte que hay en esta sociedad. Todo viene de la creación de SAREB, el banco al que se adjudicaron los activos tóxicos durante “La Crisis”, propiedades de bancos y con una cartera ingobernable de inmuebles que ha permitido microexplotaciones de baja alcurnia como la subapropiación que Desokupa Xpress está llevando a cabo. Y ya sabéis de dónde viene todo esto, especulación con usos de primera necesidad, como las casas, y más especulación con estas casas.

Hasta aquí una fotografía de la situación actual de “ser artista en España en el año 2019”, pero hay más. Sabéis que crearon un sucedáneo de periódico hace no mucho (no, no me refiero a la-poesia.es, que es un fanzine online en que cada autor autogestiona lo que publica) en el que la creatividad se proyecta a un fin político de dudosa virtud, un medio creado para publicar mentiras y darles aire, diseñado para dirigir la opinión pública, OkDiario, que ha publicado un ejercicio de creatividad, llamando NarcoCasa a un espacio de desarrollo artístico y dando cancha a la justificación de Desokupa Xpress. Echarle un ojo porque es más creativo que muchos poemas que hay publicados en esta página.

Poeta y filósofo, redactor en la-poesia.es, campeón de Poetry Slam Málaga 2017 y del I Poetry Slam Intenazionale (Lecce). Ha publicado Para ti la razón para mí la belleza, La Plaga, Restos de un mapa y Esto no es un libro de poesía. Fundador del Escaparate de Poesía, el Versódromo, Poetry Slam Cádiz, Poetry Slam Móstoles, Poetry Slam Lavapiés, Poetry Slam Sur y Ediciones Trasnochadas. Expresentador de Poesía en su Tinta. Facedor de más movidas. Sálvame Deleuze.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Actualidad

To Top