Connect with us

La Poesia

Agonía del placer

Poesía

Agonía del placer

Me deshago
en los trazos
que dibujas,
maltrecho,
en los pasos
que te piso.

Renazco
sobre el reflejo
de un cristal, volcando
los sueños
que no he soñado
para soñarlos
todos luego.

Un Dios que me vigila me anima a volar y a ti
te prometo
que no vuelvo
a descoserme las alas.

Me gusta más la vida con tu mar y tu sal.

Camino
enderezando pasos torcidos
entre
besos y
vasos de vino,
ya ves,
animal de bares,
inmortal en la servilleta,
quiero ser olor en tus sábanas,
hacer el gato sobre tus piernas
mientras muerdo el aire
masticando el espacio entre tu piel y mi piel.

La miel
de tu espalda
me tiene
quieto.

Me sientas bien.

Calmas mi agua revuelta,
¿por qué será?

Mírame a la cara,
cállame la mirada,
ponme tú las normas,
coge tus mi horas,
escóndemelas en una caja,
párame los pies,
desmóntame y móntame otra vez,
ocupa el cuarto con un baile, desordéname con arte,
ordéname follarte o
¡yo qué coño sé,
joder!

Haz
conmigo
lo que quieras.

Serás tú la marea
y yo a la deriva.
Lancé por la borda los remos a propósito porque,
loco yo,
prefiero sentir tu vaivén
sin resistirme.

Soy
la hoja que cae seca
de la rama,
si eres tú
el suelo
de otoño húmedo
que me recoge.

Eres felicidad que no se complica, naturalidad sencilla,
como nuestra desnudez,
entre botellas de vino vacías y
otras a medio beber.

No me traje
ni miedo
ni orgullo
ni complejo
ni coraje.
Solo traje aire
con el que llenar mis pulmones
para recitarte un verso al oído,
porque sé que se te eriza la piel del cuello
y es ahí cuando estamos vivos,
en ese
segundo
de silencio
sin oxígeno.

Agonía del placer,
soy de la escuela del hacer
lo que tenga que hacer
por un poco
de ese puto placer
que me devora.

La noche nos dio la luna,
nos dio las horas
y vino el sol.
Y yo
desnudo en la arena
solo
quería
saber
a qué sabe
tu boca.

Gran Canaria// '94// Educador Social

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Poesía

To Top