Connect with us

La Poesia

Amor eterno-Nuevo libro de Jonathan Becedas

Literatura

Amor eterno-Nuevo libro de Jonathan Becedas

Si todo es posible, hasta la vida,
por qué no se va a poder amar por siempre.

Este verso último del poeta Jonathan Barcedas me sirve para empezar el prólogo de su libro “Amor eterno”, verso que también está incluido. Y no solo tengo que agradecer que me haya pedido que sea la autora del mismo, si no agradecerle el que me haya posibilitado encontrar una poesía muy lírica, jugosa.

Se hacen múltiples poemas de amor o de desamor, de diversas formas pero es muy difícil cuidar la rima y la métrica. Y en este poemario se cuida la palabra. La estudia, la mima y la embellece lo mismo para referirse con verso libre o rimado.


Es un autor que estudia la poesía, desde siempre y es algo importantísimo. El oficio de escribir existe en sí mismo como un proceso necesario que abarca toda la vida. Leer otros autores, estudiar su métrica, sus formas, enriquece y ayuda a encauzar nuestro camino, y poder madurar en la técnica y en el contenido. Él mismo expresa sus preferencias: Basho, Bécquer, Poe, Neruda, Lorca y Bukowski. De hecho en cada bloque de este libro utiliza algunas citas de estos autores.


Hoy en día tan acostumbrados a leer o escuchar poesía muy vanguardista, se agradece encontrar una poesía sencilla, muy suave, melódica. La edición de este libro por la editorial Nazarí apuesta por ella: la expresión de un trabajo con una riqueza más que evidente en la metáfora.
Dividido en cuatro capítulos: “Bohemio”, “Amor que duele”, “Amor que llora”, “Amor eterno” compuesto por treinta y dos poemas y una canción. Un poemario que nos recuerda el aire del movimiento romántico: una poesía más intimista y depurada, ya que habla de lo íntimo, de los sentimientos del poeta y de la oposición de lo deseado con la realidad. Porque el autor expresa sus anhelos y sus frustraciones. Usa expresiones de sentimientos como el amor, el desengaño o la soledad.

Muy dentro de esta sociedad oscura,
marchita y aterrada por los golpes
del hombre, siempre cabe el resurgir
con el latido del amor incólume.

A veces duele, araña, escuece, pica,
como cuando la piel entra en contacto
con la ortiga y las uñas no hacen más
que rasgarte las venas, que están rotas.

También el lector va a encontrar la representación de la muerte como única
forma de escapar a la dura realidad y el rechazo; ésta es también la liberación del alma. Existe un lenguaje exaltado, pasional y desbordado, y emplea muchas exclamaciones e interrogaciones retóricas. Una poesía cercana que recuerda a Bécquer, Rimbaud o Baudealaire.


¿Debemos sorprendernos por encontrar un poemario ligado a estas
características en pleno siglo XXI? Puede ser, pero también es posible
encontrarnos con una necesidad vital que está pasando en la actualidad: volver a lo absoluto, a la pureza creativa.


Si antes se querían resaltar los sentimientos, hoy se quieren recuperar. Antes se tenía un espíritu heroico en el arte, ahora se quiere recuperar. Esto es importante para los artistas y los escritores, debe serlo en estos tiempos difíciles.


Y tomaría en cuenta los sentimientos, que como ya mencione, tienen que ser recuperados, porque es algo que también falta que logremos como artistas, como poetas, como escritores. El arte debe llegar cada vez más lejos y despertar la sensibilidad del lector . Que el ser humano pueda reflexionar sobre él, sobre su historia y su entorno. Sus sentimientos. Que pueda ver dentro de si mismo, su identidad, su esencia o su pureza.

La poesía tiene el don de la contemplación, de incitar a una búsqueda personal, humana. Hacerse preguntas, buscar respuestas, indicios que le llenen y le conmuevan. De lo contrario, la poesía está adulterada. Para Hegel lo bello en el arte es más espiritual y su conocimiento es más perfecto. No se espera reproducir tal cual las cosas porque el arte expresa algo y que el poeta embellece porque le nace del alma. El poeta encuentra inspiración en la naturaleza, en los otros, en el día a día…no la copia, sino que le da su interpretación porque vive en ella y de ella.

NADA

¿Y si me miras?
¡Nada!
¿Y si me hablas?
¡Nada!
¿Y si me escuchas?
¡Nada!
¿Hacer qué puedo?
¡Nada!,
si de ti tengo
¡nada!

Dejamos en cada libro algo de nosotros, Pero qué es? ¿La vida, el alma, el
cuerpo? Si se trasmite al espectador estas sensaciones, sería ciertamente lo
más parecido a un recuerdo, algo que permanecerá; trasmitirá que existió una persona que dejó en su obra (sea objetivo o subjetivo) su experiencia de vida, sus sentimientos, el dolor y el placer, y además los conceptos que tiene el autor de la vida, el arte, la historia, la humanidad y mucho más. Gracias a eso, se podrá elaborar nuevas formas de ver la cultura, la historia y la vida; aspectos que otros recogerán. Sensaciones que serán cercanas y propias de otros.

DESIERTO AMOR


Allí en el vago desierto
de la soledad inmensa,
una vez viose cubierto
de vida y de verde selva.

Nada había allí de desierto,
solo una floración densa;
mas todo se quedó muerto
y extenso como la estepa.

Deseo que el lector recoja el hilo de estas reflexiones, y lo haga personal para él, una vez lea este libro. Porque la pureza de la poesía no puede
desconstruirse si no se respeta unos elementos mínimos sobre los cuales poder seguir evolucionando. Porque autores como Jonathan Becedas, demuestran que la poesía puede subyacer en el alma del lector y llevarlo por valores absolutos y humanos. La lucha interna del ser humano es una fuerza motriz para descargar el corazón y la mente. Eso es lo que destaca de este libro.

Si Baudelaire estuviera presente rechazaría como en su época, la degradación que ha traido la modernidad tecnológica. Miró con desconfianza y recelo la evolución de la ciencia. Se dio cuenta de que todo eso iba a deshumanizarnos.
Fue un precursor, un clarividente, casi un profeta al advertir esa deriva negativa de la modernidad:

El Poeta es igual a este señor del nublo,
Que habita la tormenta y ríe del ballestero.
Exiliado en la tierra, sufriendo el griterío,
Sus alas de gigante le impiden caminar.

C.Baudelaire

Sirva citarlo para recuperar la humanización necesaria ahora cuando nos golpea una pandemia, cuando nos golpea tantas injusticias y sirva la poesía como eje vertebrador para aunar esfuerzos, recuperar emociones y vivir conforme a la naturaleza humana.

Así es el hombre de estos nuevos días,
quien deshonra a su padre, maltratada
deja a su madre y a su estirpe aislada.
El pecado mortal es el mesías.

5

Se esfumaron respeto y gallardías
surcando el mar azul en la alborada.
¿Qué son unas monedas? No son nada.
¡Y por esta razón hay rebeldías!
Las monedas no valen una vida;

10

ni un diamante que fuera, lo valiera;
pues no, la muerte no tendrá cabida.
Mas aunque por dinero no lo fuera,
mil creencias no valen una vida,
ni aunque el pensar de un dios nos lo trajera

Para saber más sobre el autor y la editorial, pinchad en este enlace:

https://www.editorialnazari.com/libro/amor-eterno/

Poeta. Prologuista. Talleres. Reseñas. Correcciones Isabel Rezmo, (Úbeda, 1975) Poeta, formadora, maestra, gestora cultural y prologuista. Miembro de varias asociaciones de escritores. Dirige y presenta el programa de radio "Poesía y Más" en Onda Úbeda; y colabora en la emisora universitaria en Jaén UNIRADIO en el programa "Desde Jayjan" del poeta Manolo Ochando. Realiza talleres de iniciación a la poesía en Ed. Primaria y Secundaria; y colabora en varias revistas digitales nacionales e internacionales. Coordinadora de los Encuentros Internacionales de Poesía que se celebran en Úbeda en el mes de junio. Sus versos han sido traducidos al rumano, armenio, inglés, hebreo, italiano catalán, portuguésy ruso en varios blogs y revistas literarias. email: isabelrezmo@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Literatura

To Top