Connect with us

La Poesia

La Complejidad de Electra/Lluïsa Lladó

Poesía

La Complejidad de Electra/Lluïsa Lladó

La complejidad de no saber amarnos y las heridas que eso provoca.

“Por eso ya nunca seas ingenuo con una mujer, ni le reveles todas tus intenciones, las que tú te sepas bien, más dile una cosa y que la otra permanezca oculta. (…)Te voy a decir otra cosa que has de poner en tu pecho: dirige la nave a tu tierra patria a ocultas y no abiertamente, pues ya no puede haber fe en las mujeres.”

Electra, de M. Yourcenar

Este fragmento de Electra de Marguerite Yourcenar me viene a la cabeza tras leer el poemario que ha caído a mis manos de Lluisa Lladó “La Complejidad de Electra”.

Me ha fascinado porque nos introduce en un universo donde trata las relaciones humanas desde el punto de vista de la feminidad. El mismo título nos invita a descubrir lejos del mito, la verdadera naturaleza de la mujer. Y como Yourcenar en su particular visión de Electra; propone que la justicia o la venganza no provienen de los dioses o poderes divinos, como una manera de regir el destino de los hombres, sino que la responsabilidad de esos hechos o crímenes tiene rostro humano, muy cercano y demasiado ligado a nuestras pasiones.

La fragilidad, la ternura, el dolor, las relaciones humanas vistas desde la mujer, observadora eterna del movimiento del mundo, de sus bondades y defectos. Y estoy segura que este poemario es sobre todo una revindicación, un grito unánime y profundo. Un desasosiego inminente azotando cada una de las palabras que lo compone:

Me llamo Electra y soy tu hija

Mi padre con sus manos de panadero
amasaba el pan, fruto para la lengua humana.
Sus manos, alburas bíblicas de harina.
Esponjosas, tiernas ramificaciones del obrero.
Dedos que construían puentes entre los
edificios de azúcar
para la boca de los niños.

Sus manos destructoras, demoliendo a la madre,
machacando al ente.
La guerra.
Mi madre con un paño blanco detrás de la trinchera.
Ángel exterminador
intentando malear a la escultura.
El buen hombre que horneaba el pan al vecindario.
El demonio que me enseñó a sobrevivir.

Decía Simone Beauvoir: Ser mujer no es un hecho natural, es el resultado de una historia. No hay destino biológico ni psicológico que defina a la mujer como tal.

Creo que es un pensamiento acertado para presentar el contenido de este libro.
Me da la sensación que Lluisa navega y nos desgarra en la invisibilidad de la mujer. Pero denuncia una invisibilidad en lo privado, un hecho que ha sido evidente durante siglos. Y creo que por eso tiene una gran similitud con Beauvoir. Pero diría que dentro de este universo ella denuncia la fragmentación radical de la experiencia humana; una desnudez extrema, inmisericorde y a vece rozando la promiscuidad en cuanto a los sentimientos, a la emoción y la propia poesía.


Y todo ello alrededor de este mito como el de Electra.

En la mitología griega, Electra , era una de las hijas de Agamenón, rey de Micenas, y de su esposa Clitemnestra. Era, por tanto, una Atrida —descendiente del rey Atreo, padre de Agamenón y Menelao—.

Su mito gira en torno al plan que urdió junto a su hermano Orestes para vengar el asesinato de su padre dando muerte a quienes lo habían perpetrado: su propia madre Clitemnestra y el amante de ésta Egisto.

El personaje de Electra tiene una gran importancia en la literatura y el teatro europeo: da nombre a sendas tragedias de Sófocles y Eurípides, y aparece también en las tragedias de Esquilo, y a partir del renacimiento, es la protagonista o toma parte en el mito principal de varias tragedias, novelas y óperas.

En este poemario todas podemos ser Electra: la mujer confinada en una naturaleza particular; su existencia como objeto antes que como sujeto, como alguien con una naturaleza biológica que la constriñe, que la encierra en esa esencia inmanente que define los ojos desde las que es vista y evaluada. En este caso Lluisa es la sentencia y el acusador; el dedo, la justicia, la venganza, la devastación a través de la poesía.

Vulnerable
a contraer una enfermedad
de transmisión.
Electra enfundó su corazón
dentro de un preservativo

Poemas descarados, profundos, pragmáticos y subersivos. Un lenguaje directo mucho más enraizado y mucho más descompuesto que en otros poemarios de su autora. Y me fascina mucho más porque conociendo su forma tan onírica de escribir, de crear universos elípticos y la originalidad para enfundar la metáfora, me descubro delante de este libro ante una mujer que clama por ser mujer y que clama lo que por su condición la mujer padece: el ser biológico que ama, que le duele, que siente y padece; la mujer objeto, la mujer violada, la mujer sumisa, la mujer vengativa, la mujer amante…Todas ellas metidas en un solo cuerpo, todas ellas metidas en diferentes mentes.

Crees que eres una reina engalanada de «Blue Velvet»
pero no eres más que una marioneta de los instintos
sometida a los arcángeles del miedo.

Después de quedarme exhausta leyendo hasta la madrugada para terminar esta reseña o crítica, me quedo incómoda, pensativa. Estoy generando los verbos que me han provocado cada poema. Cada palabra.


Y pienso en todas las Electras de la historia, en todas las actuales. Pienso en esta carta de Louise Colet a Flaubert al comienzo de este libro. Una mujer abne­gada dis­puesta a sac­ri­fi­carse por su amante egoísta y pueril, pero también una poeta en todo el sen­tido de la palabra que muchos pretendieron borrar. Y al igual que George Sand —amiga de Flaubert tam­bién— fueron las primeras mujeres en enfrentarse al dilema de su época: muti­lar su fem­i­nidad para tener éxito como escritoras. Pero también como mujeres.


Mutilar sería la palabra exacta para definir la Complejidad de Electra, que no es más que la expresión de la complejidad, la problemática de todas las relaciones humanas, entre hombres y mujeres. La complejidad de no saber amarnos y las heridas que eso provoca.

Lo que es capaz de mostrar esta mujer responde a su deseo, en cada poemario. Este poemario es un poemario difícil con todo lo que representa. Y único también. La voz de su autora reclama la aceptación de una realidad que existe, una realidad invisible y a la vez presente. Pero cabe preguntarse si ella también se exige así misma una aceptación íntima, y también una posición de lucha y estatus atroz con su interior, con el mundo.

Si, es un libro para leer continuamente, sin falsas teorías, ni remilgos. Un libro para disfrutar del poder poético de su autora.

Y por último destaco una conclusión:


Lo difícil de dilatar esa complejidad en un poema, y qué desahogo para el alma poder hacerlo.


I Rezmo

Nº de páginas:
60
Editorial:
TORREMOZAS
Idioma:
CASTELLANO
Encuadernación:
Tapa blanda
ISBN:
9788478398294
Año de edición:
2020
Plaza de edición:
ES

Web de la Editorial:

http://www.torremozas.com/La-complejidad-de-Electra

Lluïsa Lladó nació en Palma de Mallorca en 1971. Es Técnico Superior de Diseño y Artes Plásticas (Ilustración) y actualmente
finaliza sus estudios de Revestimientos Cerámicos en la E.S.A.D de Castellón.  Ha publicado en la revista literaria DeGlozel. Formó parte de la Tertulia Poética El Almadar, de Castellón y participó en su revista Azharanía. Resultó finalista en el concurso de
microrrelatos románticos Cachitos de Amor II (Acen, 2013); en el microcuento Fantàstics 2014 de Castellón y en el V Premio Internacional de Poesía en Segovia (2014).
Ha participado en la Antología Bilingue de «San Diego Poetry Annual» 2016-2017, presente en las bibliotecas y las universidades del sur de California y en la Antología internacional «Poeta en Nueva York. Poetas de tierra y luna» (Karima Editora) en 2018, entre otras.
Ha publicado los poemarios: Azul-lejos (Parnass, 2013); El bosque turquesa (Torremozas, 2014); La marquesa de seda (Unaria Ediciones, 2015) y El arca de Wislawa (Torremozas, 2017).

Poeta. Prologuista. Talleres. Reseñas. Correcciones Isabel Rezmo, (Úbeda, 1975) Poeta, formadora, maestra, gestora cultural y prologuista. Miembro de varias asociaciones de escritores. Dirige y presenta el programa de radio "Poesía y Más" en Onda Úbeda; y colabora en la emisora universitaria en Jaén UNIRADIO en el programa "Desde Jayjan" del poeta Manolo Ochando. Realiza talleres de iniciación a la poesía en Ed. Primaria y Secundaria; y colabora en varias revistas digitales nacionales e internacionales. Coordinadora de los Encuentros Internacionales de Poesía que se celebran en Úbeda en el mes de junio. Sus versos han sido traducidos al rumano, armenio, inglés, hebreo, italiano catalán, portuguésy ruso en varios blogs y revistas literarias. email: isabelrezmo@gmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Poesía

Popular

To Top