Connect with us

La Poesia

Los 13 mejores poemas de 2019 según yo.

Opinión

Los 13 mejores poemas de 2019 según yo.

Sergio Escribano elige los 13 poemas que más le han gustado este año.

Holi querid*s, como algun*s sabéis, semanalmente hago en mi página de Facebook una sección sobre cosas guapas que hacen mis colegas, que suele molar, porque claro, mis colegas hacen cosas que molan y reconocerlo también mola, de hecho os invito a todo el mundo a que copiéis la sección con vuestr*s colegas -aunque no creo que mole tanto, pero váis a ver cómo mola-. El caso es que en la misma línea, y aunque lleve un par de actualizaciones de retraso, no quería dejar que llegara el fin de año y no haber hecho una pequeña colección con los poemas que más me han gustado este año, ya de colegas o no, y aquí viene.
Ojo que el lugar que ocupen de la lista no significa que sea una clasificación óntica definitiva ni nada así, algunos días me molan más unos poemas y otros días otros. Por supuesto, para disimular mi soberbia, me he excluido a mí mismo de la lista:


En primer lugar al maestro Antonio Alfaro Sánchez, con éste poema: Endémico, que habla de la naturaleza de los males y de su forma. No es, sin embargo, el mejor de los poemas suyos que he escuchado este año; el mejor poema suyo que he escuchado este año es el de los cisnes -ignoro el título definitivo-; que tuvo a bién recitarme en su casa la última vez que nos vimos.

La primera vez que escuché este poema de Alejandra Martínez de Miguel fue en la Alhambra. Estaba siendo el Torneo Gata Cattana de Poesía Oral que organizamos en memoria de Gata, Ale vendría representando a Poetry Slam Madrid y acabaría ganando, precísamente con este poema. No sin muchos trámites, conseguimos que vinieran poetas de, más o menos, todo el panorama de la poesía en vivo del Estado. Por aquel entonces yo no conocía mucho a Alejandra, habríamos coincidido a lo sumo dos o tres veces, y me encantó. Tiempo después la invité a otro evento, uno de ellos: éste, en el que se emociona mientras recita el poema en cuestión, sería en mayo de 2019.

Ésta ha sido la primera y la única vez que he visto recitar a Alfonso Paso en primera persona, y como podéis sospechar: me fascinó. Su relación con el escenario, su forma de narrar su vida, su integración total con el relato universal del arte es sencillamente impresionante. Más tarde investigué un poco y descubrí a qué se debía que mostrara con tanta facilidad lo que, en principio, es tan difícil. Me consta además que ha sido campeón de Poetry Slam Alicante y, obviamente, ganó el Poetry Slam Lavapiés al que corresponde este poema.

Algun*s ya lo sabéis, Juan (Juan Galgo) y yo hemos vivido muchas, muchas, aventuras juntos y aún nos quedan. Hemos compartido muchos espacios antes de conocernos, que tiene tela, y luego nos hemos vuelto a encontrar en muchos lugares distintos -largas convivencias mediante-. Tanto es así que ahora que he empezado a escribir una novela, cosa que nunca creí que fuera a pasar, la comienzo escribiéndole a él, recordándole una de estas aventuras, en fin. Quiero mucho a mis amig*s y este poema me lleva incorregiblemente a muchos de esos momentos. Por supuesto, lo siento como parte de mí.

A Racko la conocí este año después de un día muy largo con muchísima poesía, en una rave. Era poeta y sabía, a grandes rasgos, algo de mí; me recitó algunos poemas y, como comprenderéis a continuación, volé un poquito. Así que hemos seguido haciendo algunas cosas junt*s. No es la metodología, es otra cosa. Por ese vuelo está este poema aquí.


Lola Romero tiene una relación con la poesía muy poco reconocida: el reflejo generacional. Es interesante porque hay una crisis de identidad muy contundente, que afecta no sólo a un sesgo de edad del mundo en que vivimos, si no a toda la sociedad, y es precísamente esta “Generación Dormida” la que tiene las respuestas. Al margen de mi lectura, Lola trabaja cada vez mejor el verso, aquí estaba con al emoción a flor de piel, aunque siempre lo está; por ese reflejo en el que nos cuesta reflejarnos está aquí este poema.


Cristina Angélica es muy joven, tiene 19 años recién cumplidos y ya ha ganado la Liga de Poetry Slam Málaga en 2019 y el Premio de Poesía Valparaíso 2019. Este poema lo grabamos en el Centre Pompidou de Málaga, donde nos llamaron para preparar un Escaparate de Poesía, y llamamos a Cristina en calidad de campeona de Poetry Slam Málaga. Muestra una forma de nuestra realidad en al que nos cuesta mucho reflejarnos, trae al mundo palabras que necesitamos para comprendernos. Es un gusto poder contar con ella en esta lista.

Pablo Cortina es, para mí y para más personas, uno de l*s poetas más interesantes que hay ahora mismo. Es cierto que su trabajo dentro de Poetry Slam Madrid y su relación con el Slam eclipsa un poco su poesía, absolutamente sedosa, clara, vanguardista, ecléctica e integral. La maravilla es quizás que tiene ese don poco usual para reconocer la poesía en cualquier cincunstancia. Este poema es un clarísimo ejemplo de ello.

A Markel Hernández no lo conozco tanto como a otras personas de esta lista, pero sé que habita intensamente la poesía, y tuve la suerte de escuchar este poema en directo: me quedé perplejo, habilidad escénica, poema contundente, lírica intachable; pocas veces una sentencia tan clara se lleva tan bien a un poema.


Otra maravilla de la escena, quizás la más llamativa de todas las que ha habido este año y en la misma línea de hacer de la grieta identitaria una obra de arte, nos hemos dado en la cara este año con Fingir es mazo cansao; el poema que se marcó Ecléctica, Andrea Rodríguez Abad, en el último Poetry Slam Lavapiés del año, que además, obviamente, ganó. Visibiliza, desde el contexto en el que se padece, el estar triste -o mal- y sentirse una misma (uno mismo); es decir sentirte tú aunque el resto no te vean «bién»; es una realidad que se sitúa absolutamente al margen de lo público social, y es algo que parece que no tiene explicación.


Rafal Carvajal es muy claro, clarísimo, honesto y directo; aunque a veces se equivoque no se le puede reprochar que no diga lo que piensa, en ningún caso. Además, y esto no lo sabe tanta gente, se formó en un entorno muy parecido al que está aconteciendo en España en los últimos años, pero en Estados Unidos, durante los últimos años de la Generación Beat, y conoce perfectamente los modelos de los eventos que van determinando el marco de la poesía y qué se puede y qué no se puede decir en cada espacio, sabe mucho más de lo que parece; pero ante todo, honestidad. Obviamente no me he podido resistir a grabarle.


Da la sensación de que Anita Núñez Torrón-Stock va descubriéndose a sí misma en sus poemas, no sólo en éste, en todos. Es algo que creo que le pasa a la mayoría de las personas que escriben, pero en su caso concreto ocurre de una forma que es especialmente bella apreciar. Este poema, único, con el que creo -aunque igual me equivoco- que se arropa, especialmente debe estar en esta lista. Valga símplemente de ejemplo lo paradógico del título. Sobra decir que además es una persona que mola bastante, pero eso es al margen. Ella sí construye su identidad con la poesía, esa utopía hacia la que deberíamos caminar. Este poema fue con el que ganó el primer Poetry Slam Lavapiés de esta temporada. Espero que vuelva este año con nuevo material.


Y para cerrar la lista, este golpe de realidad ciberpunk que nos deja Mónica Sol. No son pocos los poemas que hablan de Tinder, es ya casi un género, pero sí son pocos los poemas que hablan de amor apropiándose de la perspectiva modernista -y tengamos en cuenta que el Modernismo tiene ya más de cien años-. Para mí este poema es un ejemplo muy claro de que esta etapa tardía del último capitalismo nos está obligando a desempolvar formas y realidades de la historia del pensamiento que se habían quedado en un cajón sin que nadie les hubiera vuelto a hacer caso en mucho tiempo, precísamente porque su vigencia empieza ahora.


Para terminar quiero añadir que si tu poema no está en esta lista, no pasa nada, no te preocupes, hay más años y todo lo que hay aquí es fruto de una elección derivada de mi forma, muy peculiar, de entender la poesía. Y por lo tanto estos poemas tienen un poco de mi forma de entender el arte y la poesía, de alguna forma me reflejo en ellos; me identifican, me dan calor, me arropan, me siento cómodo en su hilo. Seguro que hay otras formas que no comprendo. Desde luego, no es que sea yo, o no creo, la mejor persona del mundo: es posible que haya otras listas más interesantes.

Poeta y filósofo, redactor en la-poesia.es, campeón de Poetry Slam Málaga 2017 y del I Poetry Slam Intenazionale (Lecce). Ha publicado Para ti la razón para mí la belleza, La Plaga y Restos de un mapa. Fundador del Escaparate de Poesía, el Versódromo, Poetry Slam Cádiz, Poetry Slam Móstoles, Poetry Slam Lavapiés, Poetry Slam Sur y Ediciones Trasnochadas. Expresentador de Poesía en su Tinta. Facedor de más movidas. Sálvame Deleuze.

2 Comments

2 Comments

  1. yo, con más ego aún

    28 diciembre, 2019 at 12:33 am

    holi? pero cuántos años tienes? por dios… y si quieres hablar en neutro genial (aunque es absurdo) pero poner asterisco es una gilipollez. se hace interminable leerlo (en el tema de los «poemas» mejor ni me meto).
    y otra cosa, tienes q decir lo de «mola» tantisimo? pesadooooooo

    • Sergio Escribano

      28 diciembre, 2019 at 12:48 pm

      xD

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión

To Top