Connect with us

La Poesia

Retrato de Giovanni

Literatura

Retrato de Giovanni

Cuando Giovanni siente que no ha entendido la situación por el inglés, que no habla tras veinte años en la ciudad en verdad prácticamente nada, aunque capta todo a los oídos, suele usar una expresión comodín, válida para múltiples coyunturas y con posibles significados como “Tomémoslo con calma” o “Menuda cosa”, que es “Piano, Piano”. Giovanni tiene una nariz rechonchita y unos bonitos ojos azul verdoso que sus párpados alicaídos y peludos ocultan parcialmente, y un bigote poblado que se torna de castaño a canoso, quizás amarillento a la altura de los labios. Siempre un cigarro vascula de su boca como un péndulo mientras habla y el humo le rebufa en la cara, condensándose la fumarada entre los pelos, que quizás estén de ese color por la nicotina que concentran, y nunca tiene tabaco propio, de hecho, si no fuera por el resto de comensales Giovanni ni comería ni fumaría los ratos que está en el bar. Recibe un Council Tax y no paga alquiler, así como un job seeker allowance que le da cada quince días ciento cincuenta libras, una cantidad irrisoria para una ciudad como Londres, y viene al Cus Cus con el dinero reservado para un primer café que le permita sentarse y así echar la mañana allí. Pide el cigarrillo y lo huele antes de prenderlo, nada más se los has dado, chupa parte del papel como si degustara el sabor en un instante hasta que la punta de su lengua se pega al algodón y se lo enciende con la barbilla en alto y la mandíbula adelantada.
Es alguien muy mayor, y como mayoría de personas mayores, tiende a hacer movimientos más lastrados y rígidos y sin embargo su voz se oye, como la de cualquier italiano a leguas, con una energía y vitalidad desapercibidas cuando dice “Ciao” alzando la mano con la muñeca oblicua, como hacen los monarcas, a absolutamente todo aquel que entra o sale o a quien le haya invitado a algo. “Prendo una sigaretta” puede oírse decenas de veces en el lapso que está sentado allí, llegando con las “gambas”, como llama a las rodillas, heladas y temblorosas por el frío y la artrosis hasta apoderar un hueco libre y apoltronarse allí.
Es un amante del fútbol y forofo de la Roma, pero los partidos los ve solo en casa con su gato Mario y tomando pasta con tomate y atún, su menú los siete días de la semana, si no contamos con los que le invitan en el Cus Cus, y es un experto en la técnica de este deporte a diferencia del resto de comensales, y me incluyo, que no sabemos absolutamente nada y nos convocamos a ver al Madrid o el Barcelona igualmente, yo no, pero mayoría de árabes, por mero ágape cultural.
Si el equipo árabe o el Barcelona marcan gol, pocos apoyan al Madrid, Giovanni se sobrepondrá por potencia de voz y repetición al jaleo espontáneo que inunda el bar y se “capitará” a lo largo del café, casi como el coro que replica los alaridos jadeantes y los repiqueteos de los golpes en las mesas, un sonoro “Piano, Piano”.

Pensador turbio, con intenciones siempre buenas, se sirve del Rap para hacerse ver. En realidad lo que escribe es solo una forma de llamar tu atención.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Literatura

To Top