Connect with us

La Poesia

Testimonio

Anti Romeo

Este odio, este dolor que me reconcome, como de conciencia o de recuerdos. Por un lado, me mata en las noches a diario, como si fueran los fantasmas que leía en las novelas de los antepasados literarios.

Pero por otro lado me sirve de norte. Yo, que nunca quise tomar decisiones, de repente, me convertí en alguien que tiene que sobrevivir el día a día del dolor y la angustia. De la falta de amor propio. De la fata de concentración y de la apatía.

Ahora que sufro realmente, (no diré si de forma justa o injusta porque ni yo mismo lo sé y he ahí, mi dolor y mi quiebro), me realizo pues, como persona, tanto como defendían los filósofos y yo, escupía.

¿Salud? Si fueran heridas físicas, solo es tiempo y/o aceptación. Dado que esto está en la mente, necesito tiempo y reflexión, pero cada día mejor. ¿Dinero? No me quejo. Deudas pagadas, ahorros. Estabilidad. No soy millonario, pero no me falta nada. ¿Amor? Quitando el romántico todos están más cerca que nunca. Y el romántico es la espada que atraviesa mi cuerpo como si fuera un monstruo acosado por el pueblo con antorchas.

Ese mi dolor, el que fue mi único sueño. Se ha hecho tan contrario a mi naturaleza, que de alguna forma se ha cumplido. Soy el anti romeo.

Continue Reading
You may also like...

ya no vivo como el hombre que te extraña. Cuando sé que apenas te conozco.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Testimonio

To Top