Connect with us

La Poesia

Entrebestia junio 2020 a Diego Skanderberg

Entrevista

Entrebestia junio 2020 a Diego Skanderberg

El amigo Sergio Escribano consigue de nuevo que Diego Skanderberg saque la lengua a pacer. Y pace pacientemente.

1. Ha cambiado un poco la vida de todo el mundo últimamente, además los cambios de estaciones y el propio paso del tiempo, el denominador común de estos cambios es el Coronavirus. ¿Qué significa para ti el Coronavirus ahora mismo?

Antes, un riesgo. Ahora, otro recordatorio inútil. Creo que cada día necesitamos menos tiempo para demostrar al planeta que el ser humano es profundamente inescarmentable.

2. Al margen del coronavirus, ¿qué cambios ha habido últimamente en tu vida?

He comprado un nuevo ordenador de sobremesa, me he hecho mi décimosexto empaste (sigo con todos los dientes y sin endodoncias) y poco más. Sigo soltero, trabajando, sin engordar y llevo ya dos años sin repasarme los tatuajes. Poco más.

3. ¿Tienes cuál es el siguiente viaje que tienes previsto? ¿Por qué?

Ya voy por la tercera entrevista en la-poesia.es y aún me ha sido imposible hacer el viaje que tengo pensado desde marzo, que es a Cantabria a ver a mi familia. A este paso la próxima vez que me dé por dejarme caer por allí mis sobrinos ya habrán hecho la mili.

4. ¿Está poniendo luz a la consciencia? Explícate…

No, Sergio, tío, explícate tú. ¿Quién está poniendo luz a la consciencia? ¿Iberdrola? ¿Blanka el del Street Fighter? ¿O simplemente en esta pregunta has decidido tratarme de usted? Explíquese.

5. ¿Qué vas a hacer para que el mundo sea un lugar mejor en la “nueva normalidad”?

¿Es obligatorio tener que hacer algo para que el mundo sea un lugar mejor en la «nueva normalidad»? Yo, con tal de no empeorarlo…

6. ¿De verdad el parón sirve para mejorar?

Pues depende. Con parones como éste puedes acabar siendo un maestro del origami, perito en categorías del Pornhub, tahúr del poker texano, experto en series de Prime Video o Netflix… O puedes moverte menos que un avión de mármol y desarrollar una tendinitis espantosa que tarde mes y medio en remitir. Este último caso es el mío. Por tanto, a mí no me ha servido para mejorar sino para empeorar. Me hago viejo.


7. ¿Cuánto tiempo nos queda?

Delego mi respuesta en la letra de una canción:


«Disfruta lo más que puedas

ahora que estás despierto

porque luego vas a pasar

bastante tiempo muerto»

(«El as para matar el tres», álbum «Policlínico Miserable», Siniestro Total, 1995)


8. ¿Cuándo y cómo descubriste que hacer poesía era lo que te llenaba?

La poesía no me llena, en todo caso me vacía. Es el gustirrín de explotarte un grano y el poco civilizado placer de que acabe pegado en el espejo donde te miras. Hacer volar la pus afuera. Así llevo más de veinticinco años. Ahorrándome mucha pasta en psicólogos, por cierto.


9. ¿Qué libro recomendarías para pasar un confinamiento? ¿Por qué?

Uno en blanco. Porque pocas veces habrá posibilidad de ser menos interrumpido por giliflauteces que durante un encierro de más de un mes. A escribir se ha dicho.

10. Uno de los temas en boga últimamente, quizás porque si el relato se centra en este asunto se distrae de otros, quizás por lo llamativo, es la destrucción de estatuas en todo el mundo. Es un tema interesante. ¿Crees que las estatuas son arte independientemente de a quién representen? ¿Qué te evocan la destrucción y la retirada de estatuas?

Puedo entender que se derriben estatuas en vida de las personas en cuyo honor se erigen si éstas están lejos de recibir un apoyo o indiferencia mayoritarios, incluso me resulta fácil comprender que se derriben monumentos y efigies de personajes polémicos recientemente fallecidos. Pero en mi opinión echar abajo estatuas de personajes históricos muertos siglos atrás no obedece más que a la cutrez, a las modas, a la imbecilidad y a la absoluta incapacidad de comprender que juzgar a seres humanos de épocas pasadas con la óptica idiota de la que hacen gala muchos actualmente es propio de gilipollas profundos. Nótese también que los objetivos de esos iracundos desvencijados mentales están muy definidos. Me parece que está claro que buscan reescribir la Historia a su antojo. Una Historia reescrita a base de tuits, demagogia de parvulario, lloriqueos a ratos, a otros soberbia pseudorrevolucionaria y, en general, mucha, mucha tontería pedorra. Estos camisillas pardillas/talibancejos de culo a salvo son quienes más contribuyen a hacer de la civilización occidental, la más avanzada del mundo le pese a quien le pese y le joda a quien le joda, un ente mugriento y acomplejado que parece que tiene que pedir perdón a otras como si éstas fueran perfectas.

Eso me evocan: el tacto de la mugre.

11. Otro asunto que también está de actualidad es el turismo, estamos asistiendo a una crisis en uno de los sectores más importantes de las economías de Italia, España o Francia y estamos recibiendo un montón de publicidad para promocionar el turismo que incluye qué tipo de turismo tenemos que hacer y cómo tenemos que hacerlo. ¿Crees que el modelo de turismo ha cambiado para siempre? ¿Qué opinas del turismo cultural, qué experiencias tienes? ¿Quieres venir al Festival de Poesía de Gargüera?

Sírvanos esto para recordar que un país no puede depender exclusivamente del turismo para su bienestar, aunque en absoluto esté en contra de que se promocionen destinos nacionales (el turismo cultural me parece mucho más interesante que el de sol, playa y paella con kétchup, desde luego).

Los países que citas, aparte de ser los reyes del turismo mundial, tienen capacidad agroalimentaria, de industria pesada, fuentes de energía renovables, de industria ligera y mucho más, pero lejísimos del autoabastecimiento al que creo que se debería poder aspirar (que no lograr, eso es más bien imposible, claro), sobre todo por circunstancias como las vividas.

¿Ir a Gargüera es turismo cultural? No lo sé, pero si alguien se anima y me lleva, y si las fechas me lo permiten, pues mira tú por dónde, mira tú qué bien. Que ya ha llegado el día, ¡duro y a la encía!

12. Y para terminar: ¿Qué giro de guión crees que nos depara este 2020?

Treinta y siete años después dejaré de tenerle asco a la tortilla de patatas. Tony Genil sacará nuevo disco de J-Pop. Se descubrirá que Fernando Simón es un reptiloide de los de «V». Encontraré a la mujer de mis sueños. Y lo más importante: se sabrá que todo nuestro mundo sensible y consciente es un sueño de mi paisano Antonio Resines.

Merci beaucoup & hasta luego, Lucas.

Torrelavega, 1983. Abogado. Ha sido cantante y letrista en una banda de rock, tiene un EP en solitario y tiene publicados dos libros de -supuestamente- poesía muy chulos. Pero no ha venido aquí a hacerse publicidad, así que no dará más datos al respecto salvo que se le pregunte.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Entrevista

To Top