Connect with us

La Poesia

las motos no aman las rectas

Poesía

las motos no aman las rectas

Me agarra de la espalda con una mano mientras acelero,

pero no es esta vez el corazón el que sube de revoluciones, pues se queda tranquilo en la síntesis de su cuerpo contra el mío, amarrado en la sintonía del motor.

Acelera solo la carretera.

Freno en la curva, pero no en mis convicciones.

(No es porque ella me agarre la espalda. Hace tiempo que descubrí mi norte)

Frena la rueda, y yo con ella y ella contra mi.

Deseo mas frenadas, mas impulsos de ella cerca de mi espalda…

pero ahí que salir de la curva, hay que seguir acelerando, ahi que seguir el camino, aunque se aleje de mi.

Y entonces con la fuerza hacia atrás del empuje del motor, haciendo que salgamos despedidos de nuestra unida soledad. me vuelve a agarrar la espalda con su mano derecha. Pienso que mas fuerte que antes. aunque se que es mentira.

y pienso que es mi pulpo preferido. y pienso que es mi instante preferido. Aun sin verla el rostro. Sin denotar con mis ojos su figura,

aun sin ver sus ojos… su brazo derecho recorre mi cintura.

y sigo circulando por este puerto de entre Madrid y Segovia, que para mi es un canal entre el sueño y la fantasía.

Esta tarde atardece en lo alto de la bola del mundo y nadie mira.

Hemos llegado a los mas alto; No sabemos nada.

Todo se queda quieto. Nos hemos visto tan ciegamente en la carretera y con los pensamientos, que nos da vértigo y no es por la altura de la montaña.

hacemos unas fotos para captar la juventud del tiempo.

y nos perdemos otra vez. carretera abajo.

entre sus abrazos y mis frenadas.

no sabemos nada. bajar es lo mas difícil, decía mi tío.

ya no vivo como el hombre que te extraña. Cuando sé que apenas te conozco.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Poesía

To Top